Habrá audiencia sobre escándalo del Servicio Secreto

El caso de la Cumbre de las Américas en Cartagena sigue dándole dolores de cabeza al gobierno de Estados Unidos.
Habrá audiencia sobre escándalo del Servicio Secreto
Agentes del Servicio Secreto están atentos a la seguridad del presidente Barack Obama.
Foto: archivo / ap

Washington/EFE – El Comité de Seguridad Nacional del Senado realizará el 23 de mayo una audiencia pública sobre el escándalo con prostitutas en el que se vieron involucrados militares y agentes del Servicio Secreto estadounidense el mes pasado en Colombia.

Así lo confirmó ayer el senador independiente Joe Lieberman, presidente del Comité, en el programa dominical “State of the Union”, de la cadena CNN.

Está previsto que el director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, y el Inspector General Interino, Charles Edwards, ofrezcan testimonios, indicó Lieberman.

Según adelantó el senador, el Comité preguntará a Sullivan si está satisfecho con la investigación de lo ocurrido en Cartagena de Indias (Colombia) y qué medidas va a tomar para que no vuelva a repetirse un caso de este tipo.

Asimismo, cuestionarán si el Servicio Secreto tenían alguna “indicación” sobre la conducta de los agentes antes del incidente “que podría haber sido una advertencia de lo que iba a ocurrir”.

El incidente, que según Lieberman fue “doloroso” y “peligroso”, se produjo el pasado abril días antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, viajara a Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas.

Según las investigaciones, algunos miembros del Servicio Secreto contrataron prostitutas en Cartagena que fueron llevadas al hotel donde se alojaba el destacamento de seguridad, antes de que llegara la delegación presidencial.

Aunque la prostitución es legal en la ciudad, según la comisión del Congreso que está investigando los hechos, el comportamiento de los agentes viola el código de conducta del Servicio Secreto, encargado de la protección del presidente de EE.UU., compromete la seguridad de su misión y daña la imagen del país.

En total 12 agentes del Servicio Secreto están siendo investigados por el escándalo, de los cuales 9 han sido apartados del servicio.

Además, otros once militares estadounidenses, que realizaban tareas de apoyo, también se han visto implicados.

Seis de los militares son de Infantería, dos son de los infantes de marina, dos de la Armada y uno de la Fuerza Aérea.