Medicina al día: Contra la falta de aire

El asma es un padecimiento muy común entre los niños.

Se estima que, en la actualidad, aproximadamente nueve millones de niños padecen asma en este país. De hecho, es la enfermedad crónica infantil más común en todos los Estados Unidos.

Y sin embargo, muy pocos niños que la padecen saben cómo usar sus inhaladores correctamente, según sugiere un estudio publicado en la revista Pediatrics.

Los investigadores pusieron bajo observación a 296 niños entre los ocho y los 16 años que usaban distintos tipos de inhaladores para controlar su asma.

Solamente un 8.1% de los niños con inhaladores de dosis medidas, el de tipo tradicional llamado “puffer”, lo usaron correctamente, mientras que el 15.6 por ciento de los niños con inhaladores del tipo Turbuhalers (que echan un polvo seco) usaron la técnica correcta.

La culpa de este porcentaje tan bajo la tiene la falta de instrucciones.

Si su hijo padece de asma y usa un inhalador, pídale a su pediatra, al alergista o al farmacéutico que les explique cómo usarlo, paso por paso.

A pesar de todos los avances en el campo médico, cuando se trata de torceduras, caídas y moretones, la mejor manera de reducir el dolor y la inflamación de las rodillas y los tobillos sigue siendo la misma desde hace décadas: aplicar hielo.

Pero hay que hacerlo rápido y bien: ponga cubitos de hielo y un poco de agua en una bolsita plástica hermética (tipo zip lock) sobre en el área adolorida.

El agua ayudará a la bolsa a amoldarse mejor y a distribuir el frío uniformemente. Pero no la coloque directamente sobre la piel para evitar que ésta se queme. Cubra la bolsita, con una toalla delgada. Aplique la bolsa de hielo lo más rápidamente que pueda para reducir la inflamación y acelerar la curación.

Déjela trabajar el tiempo suficiente. Si la retira demasiado pronto, la piel se sentirá fría, pero el frío no tendrá un efecto duradero. Mantenga la bolsita en el sitio por no más de 15 a 20 minutos a la vez. Repita el proceso una vez cada hora durante las cuatro horas siguientes.