Subsiste ley contra abuso a la mujer

Legisladores iniciarán la batalla política final que marcará el destino de la legislación

Guía de Regalos

Subsiste ley contra abuso a la mujer
Judy Chu, congresista de California.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

WASHINGTON, D. C.- Por una estrecha votación de 222 contra 205, la Cámara de Representantes aprobó ayer la reautorización de la ley contra la violencia hacia la mujer (VAWA). La propuesta incorporó nuevas regulaciones para inmigrantes que busquen la protección de la ley. Ahora todo depende de una negociación en el Capitolio mientras que el presidente Barack Obama ha amenazado con vetar la medida.

La ley VAWA, promulgada en 1994, está destinada a proteger a las víctimas de violencia además de fortalecer la investigación y el procesamiento de crímenes contra las mujeres. Gracias a esta iniciativa, el Gobierno puede ofrecer las visas U y T para víctimas de maltrato físico, tráfico humano y crímenes sexuales, entre otros. La visa U otorga 10 mil cupos anuales y la categoría T da cinco mil.

Aunque en años anteriores la legislación ha sido reautorizada sin problemas, ahora el nuevo proyecto de ley de la Cámara de Representantes (H.R. 4970), liderado por la congresista Sandy Adams (R-FL), ha generado un fuerte conflicto político.

Republicanos destacaron los beneficios que brinda VAWA. “Los demócratas nos han acusado de desatar una guerra contra las mujeres para ganar puntos políticos, en lugar de reconocer todos los beneficios que traerá está legislación”, declaró Adams.

“Esta propuesta perjudica, sobre todo, a las mujeres inmigrantes, que son las más vulnerables. No las protege, sino que inaugura la temporada de caza contra ellas”, insistió Judy Chu (D-CA).

El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes, modifica el acceso a la residencia legal, luego de poseer estatus migratorio con la visa U, por varios años.

Además, cambia el criterio para asignar esta garantía, ya que sólo se entregaría en los casos en que la persona provee información sobre investigaciones abiertas y realmente contribuye a la identificación del criminal.

También limita la capacidad de las víctimas de iniciar la aplicación a la visa de manera independiente, notificando al acusado respecto a la postulación.

Por otra parte, el proyecto de ley del Senado aprobado en abril incluye importantes modificaciones, como expandir la definición para otorgar la visa U, ahora a personas que sufren de acoso.

Además, si los cupos anuales para este beneficio se alcanzan, permite entregar cinco mil visas más, provenientes de las cuotas que no se utilizaron entre 2006 y 2011.

Asimismo, expande la emisión de fondos concursables sobre arrestos, incluyendo recursos para entrenar a personal de seguridad, sobre el uso apropiado de las aplicaciones para las visas U y T, en incidentes de violencia doméstica, acoso, asalto sexual y violencia entre parejas.

Ahora, el Senado y la Cámara de Representantes deberán designar a un grupo de legisladores que negocien los proyectos de ley, aprobados por ambas cámaras.

Congresistas como Zoe Lofgren (D-CA) uno de los miembros de más alto rango del Comité Judicial, se mantienen optimistas ante el proceso.

“Creo que la versión del Senado va a prevalecer, no tiene ningún sentido quitar los beneficios que se han asegurado por años, a través de esta ley”, comentó.

El proyecto de ley de la Cámara Alta fue aprobado por una amplia mayoría, mientras en la Cámara de Representantes, el margen fue estrecho y varios republicanos se unieron a los demócratas para oponerse a la iniciativa.