¡Regístrense hoy!

Guía de Regalos

En noviembre hay elecciones presidenciales. O Obama será reelegido, o tendremos un nuevo presidente Romney.

Supongo que hay muchos con ganas de votar –quieren influenciar el resultado porque le temen a Romney o le odian a Obama– y que piensan que no hay que hacer nada por seis meses, menos observar con asombro como las dos campañas gastarán vastas fortunas.

Pero es posible que el resultado será determinado meses antes de noviembre. Para ver como, les voy a dar unas cifras.

En 2008, cuando Barack Obama le venció a John McCain, 131 millones de ciudadanos votaron. Suena como un numero grande. Pero en ese año habían 206 millones ciudadanos con el derecho al voto. Más de uno de cada tres decidieron no votar.

Casi 10 millones de los que votaron fueron hispanos. Ese también es un numero sustancial, sobre todo en elecciones que podrán ser decididos por dos o tres millones de votos. Pero habían unos 20 millones de hispanos con el derecho al voto. Uno de cada dos decidió no votar.

Quizás son cifras familiares. Las que son menos conocidas, pero más interesantes, tienen que ver con el registro electoral. En este país es necesario registrarse para poder votar. Comparado con otros países, es particularmente difícil registrarse en los EE.UU. En Nueva York hay que hacerlo por lo menos 25 días antes de las elecciones.

Aunque una mera mitad de los hispanos con el derecho a votar participaron en el voto en 2008, el 84 por ciento de los registrados votaron. Mas de 8 millones de hispanos no están registrados. Ninguno de ellos pueden votar. Pero si se inscriben, es posible que unos 6 millones optarían por votar, lo que podría decidir el ganador.

Pero para registrarse, es necesario actuar ahora. En noviembre será demasiado tarde.