Peña Nieto sigue de favorito

Además comparten el segundo lugar, en un sondeo, sus rivales oficialista e izquierdista

MÉXICO, D.F (AP).- El candidato del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantiene una ventaja de dos dígitos rumbo a los comicios presidenciales de julio en una contienda en la que sus rivales izquierdista y oficialista se colocaron en un virtual empate en el segundo lugar, según una encuesta divulgada ayer.

El sondeo de la empresa Mitofsky señaló que Enrique Peña Nieto, candidato del PRI, tiene una preferencia electoral de 37.9% a poco más de un mes de que se realicen los comicios presidenciales.

Según la encuestadora, el priísta ha mantenido un apoyo estable durante la campaña con un máximo de 41% de intención de voto en algunos de los sondeos.

La encuesta más reciente puso en un virtual empate a los dos contrincantes de Peña Nieto. Andrés Manuel López Obrador, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), registró una intención de voto de 20.5%, mientras que Josefina Vázquez Mota, del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), obtuvo un 20.1% de las preferencias.

Vázquez Mota había comenzado la campaña por la presidencia en marzo en segundo lugar y López Obrador en tercero, pero la candidata perdió empuje desde antes que iniciara su campaña: durante un acto proselitista en un estadio donde grandes porciones estaban vacías y después al cometer pifias en sus discursos, como cuando dijo dos veces que fortalecería el lavado de dinero.

El expresidente del PAN Manuel Espino expresó ayer su apoyo a Peña Nieto. Espino, quien fue presidente del partido oficialista de 2005 a 2007, dijo que su voto y el de los miembros de su asociación civil serán por el candidato de la oposición.

La encuesta se realizó del 18 al 20 de mayo a mil adultos en su vivienda en todo el país. El margen de error es de más menos 3.1 puntos porcentuales.

Peña Nieto se ha mantenido desde hace meses en el primer lugar de las preferencias, aunque en los últimos días ha enfrentado marchas de rechazo, principalmente de jóvenes.

El PRI busca recuperar la presidencia que perdió en el año 2000 tras gobernar el país por 71 años continuos desde 1929.

Sus críticos señalan a Peña Nieto como una figura que ha mentido sobre su pasado como gobernador del populoso Estado de México, además de representar prácticas antidemocráticas que para muchos caracterizaron los gobiernos del PRI.

Apenas el lunes, el candidato del PRI dio a conocer un “manifiesto” en el que aseguró que de ganar la presidencia no buscará restablecer prácticas autoritarias y corruptas que su partido realizó en el pasado.