Marihuana y arrestos injustificados

Cargar 25 gramos o menos de marihuana dejó de ser un delito en Nueva York hace más de 30 años

Guía de Regalos

Marihuana y arrestos injustificados
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.
Foto: Archivo / AP

El gobernador Andrew Cuomo anunció esta semana un plan legislativo para despenalizar la exhibición en público de pequeñas cantidades de marihuana. La propuesta es favorable para la comunidad latina, por eso exhortamos a la Legislatura Estatal a que la pruebe expeditamente. Le explicamos por qué.

Aunque la venta y consumo de drogas es un asunto de extremo cuidado, y la mayoría de nuestras familias hacen todo lo posible para ver a sus hijos alejados de las drogas, en la realidad cada año demasiados jóvenes hispanos son procesados judicialmente sólo por el hecho de cargar pequeñas cantidades de marihuana. Una vez que son procesados quedan marcados con una historia criminal que les impide acceder a ayudas educativas, solicitudes de vivienda, y posible empleo.

El problema es aún más complejo debido a que los agentes del NYPD tienen la discreción de parar en la calle a quienes quieran y revisarlos sin razón aparente, bajo la política conocida como “stop & frisk”. Aunque el protocolo policial dicta que los oficiales sólo pueden detener y revisar a alguien cuando tienen una sospecha razonable de que la persona ha hecho algo malo, la cantidad de testimonios de latinos y latinas que han sido detenidos y revisados en la calle injustamente demuestra que prejuicios y estereotipos están guiando a los agentes a decidir a quién parar. El resultado va más allá de la humillación pública. Y aquí volvemos al punto de por qué la Legislatura debe apoyar la propuesta de Cuomo.

Cargar 25 gramos o menos de marihuana dejó de ser un delito en Nueva York hace más de 30 años. Los legisladores despenalizaron esto para dejar que las cortes se enfocaran en crímenes reales. Pero la ley actual tiene un hueco: dejó clasificado como un crimen menor la exhibición pública de la droga, eso carga tres meses de cárcel y multas de $500.

Entonces en el momento en que la policía para a la gente en la calle, la mayoría jóvenes de color, los revisa y les pide que saquen lo que llevan en los bolsillos, la “exbición” de la marihuana se convierte en un delito. Lo que queda es la persona con el récord policial.

Solo en 2011, 50,000 personas fueron arrestadas por exposición pública de marihuana, la gran mayoría fueron latinos y afroamericanos. De este número, 12,000 fueron jóvenes de entre 16 y 19 años, casi todos sin antecedentes criminales, que se marcaron la vida por una tontería.

El plan de Cuomo -que continúa criminalizando el consumo en público de la hierba- traerá algo de justicia al sistema y sacará de los canales judiciales a mucha gente no debe estar allí. La propuesta no resolverá las injusticias y violaciones del “stop and frisk” que el NYPD ha abusado por más de 10 años, pero esperemos que inspire al alcalde Bloomberg -quien ya apoyó el plan de Cuomo- a finalmente desmantelar el programa y conseguir un mecanismo de vigilancia más justo y respetuoso.