Comunidad busca deshacerse de peligrosa autopista

Vecinos piden que se convierta en parques, espacio comunitario y viviendas.
Comunidad busca deshacerse de peligrosa autopista
Vista aérea de la autopista Sheridan de El Bronx, considerada por activistas comunitarios como una vía que no conduce a ningún sitio y que causa problemas.
Foto: Cortesía

EL BRONX – Residentes y activistas comunitarios del sur de El Bronx quieren que la ciudad deje sobre la mesa el plan de eliminar la autopista Sheridan y convierta los 30 acres de terreno que ocupa la vía en viviendas asequibles, parques, espacios comunitarios, más acceso al río y cientos de empleos para los barrios aledaños.

En 2010 la ciudad de Nueva York recibió $1.5 millones de fondos del Departamento de Transporte federal (USDOT TIGER II) para examinar con profundidad los cambios que se necesitan en la infraestructura de transporte del sur de El Bronx a fin de hacer la región más habitable y sostenible a través de mejoras en la vivienda, uso de la tierra y la rezonificación.

Pero el Comité Interinstitucional de la ciudad -en su más reciente presentación- anunció de manera inesperada su decisión de dejar de lado el estudio de la opción que removería la Sheridan Expressway y agregaría rampas para conectar la autopista Bruckner con la comunidad de Hunts Point.

“Había tres opciones referentes a la autopista Sheridan: eliminarla, convertirla en una avenida como la Grand Concourse, o arreglar las áreas de los alrededores para mejorar el tráfico”, dijo Wanda Salamán, de la organización Madres en Movimiento. “La Sheridan no se utiliza tanto como se cree, pero los pocos camiones que la transitan provocan tapones, lo que dificulta el cruce de peatones y las emisiones causan asma en el vecindario”, señaló Salamán.

María del Carmen Arroyo, la concejal del área, dijo en un comunicado que, cuando el estudio comenzó, “nosotros teníamos la esperanza de que el sur de El Bronx finalmente recibiría la atención de la ciudad de la que por mucho tiempo ha sido privada, con un análisis exhaustivo y un proceso inclusivo que fuera bien hecho y comunicado apropiadamente”.

Kellie Terry-Sepúlveda, directora ejecutiva de The Point CDC y miembro de la Alianza de la Cuenca del Río Bronx, dijo que la comunidad no va a aceptar el status quo y hará todo lo posible para que la ciudad haga los cambios que merece la comunidad.

“Poner en peligro a familias con calles e intersecciones inseguras, con altos índices de asma y polución, con rutas de camiones pobremente establecidas y mantener cerrado el acceso al río Bronx, no es el modo en que nosotros esperamos que el gobierno nos trate”, dijo Terry-Sepúlveda.

Angela Tovar, planificadora de comunidades verdes en Sustainable South Bronx, dijo que la Sheridan es conocida como la “autopista hacia ninguna parte”, la cual oficialmente nunca fue terminada y ahora sólo sirve para empalmar dos carreteras.