Luchan por mantener guarderías

Se intensifican las campañas que piden al alcalde que reconsidere los profundos recortes proyectados.

Luchan por mantener guarderías
La concejal Inez Dickens afirmó que los niños son el futuro y hay que cuidarlos.
Foto: José A. Rivera / EDLP

Nueva York – A pocas semanas de que se apruebe el presupuesto final de la ciudad de Nueva York, se intensifican las campañas que piden al alcalde que reconsidere los profundos recortes proyectados para las guarderías y los programas extra-escolares. La que más ruido está haciendo es la llamada “Campaign for Children” (Campaña por los niños), impulsada por la Alianza de la Juventud de Nueva York y por la Coalición de Emergencia para Salvar a las Guarderías, cuyos representantes están utilizando todos los medios posibles para avisar de que estos recortes tendrían consecuencias devastadoras para las familias y la economía de la Ciudad. Esta campaña proyecta que, con los $170 millones que pretende eliminar la administración Bloomberg de los fondos destinados para guarderías y programas extra-escolares, más de 47,000 niños neoyorquinos se verían afectados – se perderían 15,368 sitios de guardería y 36,333 de programas extra-escolares. Los que más lo sufrirían, de acuerdo a los representantes de la campaña, son los padres que no se pueden ocupar de sus hijos por tener que atender sus trabajos. De acuerdo a un estudio conducido por ellos mismos en el que han entrevistado a más de 4,000 progenitores neoyorquinos, el 50% de los que tienen hijos en guardería y el 36% de los que los tienen enrolados en programas después de la escuela, dicen que deberían dejar sus ocupaciones laborales por completo si pierden estas opciones. Lo más llamativo es que el 16% también asegura que simplemente dejarían a sus hijos solos en casa. “Si la Ciudad le quita la guardería a mi hijo, no sería capaz de mantener mi trabajo y ayudar a mi familia”, dijo Mayra Delgado, una de las madres entrevistadas por la campaña. “En estos tiempos difíciles, las guarderías, de las que tanto dependen las familias pobres y trabajadoras, tendrían que ser lo último en lo que se hicieran recortes”, agregó. En el día de ayer, la concejal Inez Dickens, habló en Harlem en favor de la iniciativa. “Siempre he creído que no se puede buscar equilibrar el presupuesto perjudicando a los más vulnerables”, declaró Dickens. “Los niños son nuestro futuro y los tenemos que cuidar al máximo”. Para hoy mismo, la campaña ha organizado una concentración en la que padres irán con sus hijos a la escalinata del ayuntamiento para presentar 47,000 peticiones escritas a mano – una por cada niño en peligro de perder su puesto – para que el alcalde Bloomberg reconsidere estos recortes.