Recibe Nobel de la Paz después de 21 años

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi agradeció ayer en Oslo, 21 años después de haber sido distinguida con el Nobel de la Paz, el premio que sacó del "olvido" a Birmania y la ayudó a ella a volver a la realidad cuando pasaba un cautiverio en su país que se prolongó durante dos décadas.
Recibe Nobel de la Paz después de 21 años
Aung San Suu Kyi.
Foto: AP

Copenhague/EFE – La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi agradeció ayer en Oslo, 21 años después de haber sido distinguida con el Nobel de la Paz, el premio que sacó del “olvido” a Birmania y la ayudó a ella a volver a la realidad cuando pasaba un cautiverio en su país que se prolongó durante dos décadas.

La medalla, el diploma y los 10 millones de coronas suecas (algo más de un millón de euros) fueron entregados en 1991 a su marido y sus hijos, pero faltaba el discurso, que Suu Kyi pronunció ayer, precedida de una gran ovación en el Ayuntamiento de Oslo.

“Me hizo real de nuevo, me devolvió al resto de la humanidad. Y lo que fue más importante, el Premio Nobel atrajo la atención del mundo sobre la lucha por la democracia y los derechos humanos en Birmania. No nos iban a olvidar”, mencionó.

Ese proceso de volver “al mundo del resto de los seres humanos” desde su aislamiento no fue instantáneo, sino paulatino, a medida que se iban produciendo las reacciones ante un premio que reconocía que “la oprimida y aislada Birmania era también una parte del mundo” y que era una muestra de “la unidad de la humanidad”.

“Para mí recibir el premio Nobel de la Paz significa personalmente extender mi preocupación por la democracia y los derechos humanos más allá de las fronteras nacionales. El Nobel de la Paz abrió una puerta en mi corazón”, dijo en su discurso Suu Kyi, en una ceremonia transmitida por la televisión pública noruega NRK.

El viaje de Suu Kyi a Noruega ha sido posible por el proceso de reformas que se lleva a cabo en Birmania desde que la última junta militar se disolvió y traspasó el poder a un gobierno civil afín en 2011.