Familiares de Luz exigen justicia

La vocera del médico forense informó que la víctima había sido apuñalada varias veces en el cuerpo y también estrangulada.
Familiares de Luz exigen justicia
Una vecina frente al apartamento de Queens donde ocurrió el crimen.
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York.- Familiares de una dominicana asesinada, presuntamente, por su ex esposo la semana pasada en Queens, pidieron ayer todo el peso de la ley para el acusado agresor.

“Más que todo lo que pedimos es que se haga justicia. Que se le condene con el mayor peso de la ley”, dijo Sandra Amparo, tía de Luz Paulino, quien murió tras ser apuñalada al parecer por su ex esposo, Maximiliano Lozada, el lunes 11 de junio.

El crimen ocurrió dentro del estudio que rentaba Maximiliano Lozada, ex esposo de Paulino, en el séptimo piso del edificio ubicado en el 40-05 de la calle Hampton, en Elmhurst, Queens, alrededor de las 8:50 p.m. Después del asesinato, Lozada salió sangrando hacia la cercana bodega Jazmina a comprar una cerveza Coors Light y curitas, según la Policía.

La vocera del médico forense informó que la víctima había sido apuñalada varias veces en el cuerpo y también estrangulada.

Lozada, de 34 años, fue acusado de asesinato en segundo grado y dos cargos de posesión ilícita de un arma. Paulino, de 33 años, se había separado de Lozada hacía siete meses, después de 12 años de matrimonio. De la unión quedó un hijo, Jack Michael, de 5.

Desde la República Dominicana, Amparo indicó que los familiares viajarán a Nueva York para estar presentes en la próxima audiencia que tendrá Lozada en la corte criminal de Queens, el próximo 27 de julio.

A pesar de estar pendientes del caso judicial contra Lozada, lo que más preocupa a la familia de la víctima es el bienestar del hijo de la pareja que ahora se encuentra en Dominicana.

El menor había sido enviado por su madre en la mañana del 11 de junio, junto a una tía paterna para el sepelio del padrastro de Lozada en Dominicana, según relató Amparo.

“El llegó en la tarde y el crimen ocurrió el mismo día en la noche”, añadió. A su corta edad, el pequeño no entiende mucho lo sucedido, sólo sabe que no se quiere morir.

Los restos de Paulino fueron trasladados a República Dominicana para recibir el último adiós de sus familiares y conocidos. Paul Testaverde, abogado de Lozada dijo que su cliente es inocente y que lo demostrará durante el juicio.