Leila Colom: una voz muy familiar

Su voz se escucha en todos los hogares del país.
Leila Colom: una voz muy familiar
Leila Colom, una guatemalteca de mil voces, sabe que su hijo Luca va a llegar muy lejos en la danza.
Foto: Cortesia Leila Colom

Nueva York – Su voz se escucha en todos los hogares del país. Leila Colom, de 37 años, da vida a muchos amigos de Dora la Exploradora, a los comerciales del programa “Utilísima” de FOX y los jingles pegagosos de JCPenney, McDonald’s y L’Oreal. Esta guatemalteca, que lleva la danza y la música en las venas, se ha hecho un nombre en el competido mundo del doblaje y la locución.

¿De dónde viene tu vena de artista?

– Mis padres son bailarines, quienes trabajaron para compañías de Miami, Montreal y Guatemala. Ahora tienen una academia de danza.

¿Por qué emigraste a Estados Unidos?

– Primero vine a los 17 años a terminar la secundaria en una escuela pública de Seattle. Luego estudié un año de periodismo en Guatemala, pero decidí probar suerte en Nueva York.

¿Cómo fue el comienzo de tu vida de inmigrante?

– En 1993, cuando llegué, viví un tiempo con mis tíos. Trabajé muy duro como barista y hasta en un bufete de abogados para pagarme mis clases de danza, canto y actuación.

¿Por qué dejaste la danza?

– Es un mundo muy competido y no te deja hacer otras cosas. Con mi música tuve mi grupo de rock en español llamado Antigua y he compuesto para artistas como la brasileña Didi Gutman y la banda Pacha Massive.

¿Cómo llegas a la locución y el doblaje?

– Un día mi agente me propuso para cantar comerciales de JC Penney y así logré mi primer contrato por un año. Luego siguieron L’Oreal, Macy’s, McDonalds, Colgate, Marshall’s y más. También me fascina la locución y quisiera tener mi programa de radio en español.

¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces?

– Trabajar en publicidad me deja cantar de todo, pero lo que más me gusta es hacer voces que me permiten ser otra persona.

¿Qué sacó tu hijo Luca de su mamá?

– El tiene mucho talento para la danza y la actuación. Estudia cuarto grado, pero además se ganó una beca de School of American Ballet, la escuela de danza del New York City Ballet. Le encanta la danza en cualquier forma, pero más el ballet.

¿Qué piensas cuando lo ves bailar?

– Sé que mi hijo va a llegar mucho más lejos. Lo más importante es que aprenda a no tener miedo de decidir qué hacer con su vida.

¿Te reconocen en la calle por tu voz?

– Me pasa mucho que la gente me dice que les sueno conocida o me identifiquen por un comercial de radio.

¿Qué es lo que más te gusta de Nueva York?

– Que aquí puedo vivir y hablar en español.