El reto: mantener la consistencia

El reto: mantener la consistencia
R.A. Dickey se mantiene como pilar monticular de los Mets, tras compilar un 12-1 en esta primera etapa de la temporada.
Foto: AP

NUEVA YORK – Terry Collins debiera estar riendo de oreja a oreja.

El piloto de los Mets le ha demostrado al mundo del béisbol que es posible estar metido en la pelea en las Grandes Ligas, aunque sea con una novena modesta, en este caso el conjunto neoyorquino de la Liga Nacional.

Sin lugar a duda los Mets desempeñaron un buen papel en esta primera mitad de la temporada que acaba de finalizar, sorprendiendo a muchos.

Con 46 juegos ganados, la tercera mejor cantidad de la Liga Nacional, empatado con Bravos de Atlanta y Gigantes de San Francisco, los inquilinos del Citi Field, en la parte este de Nueva York, se han ganado el respeto por su juego consistente que le ha llevado a pisar los talones a los Nacionales de Washington (49-34), punteros de la División Este de la Liga Nacional. Los capitalinos le llevan cuatro juegos de ventaja a Bravos de Atlanta y 4.5 a Nueva York.

“Creo que esta división terminará en lucha de equipos cerquita uno de otros”, dijo Juan Samuel, quien es coach de tercera base de los Filis de Filadelfia, equipo que sorpresivamente terminó el primer periodo con foja negativa de 37-50 (.425) a 14 juegos de distancia de la cima, tras ser dado como favorito para alzarse con el primer puesto en este tramo.

MUCHAS LAS BAJAS. Mientras tanto, los Mets, luego de salir de peloteros de primer orden como José Reyes, campeón de bateo de la Liga Nacional; Carlos Beltrán, con un excelente arranque y escogido para el Juego de Estrellas este año con los Cardenales; Angel Pagán y el cerrador Francisco Rodríguez, entre otros, se quedaron con pocos nombres sonoros en el ambiente de la mayores, entre los que cabe mencionarse el antesalista David Wright; Johan Santana, lanzador de renombre con dos Cy Young al hombro y Jayson Bell. Estos dos últimos con altas y bajas tras batallar con lesiones últimamente.

Tras la noticia de que el lanzador abridor Dillon Gee podría terminar fuera por el resto de la temporada, debido a un cirugía que le harán hoy para repararle una arteria en su hombro del brazo derecho, Nueva York necesitará buscar un reemplazante de primer orden.

Gee, de 26 años, tampoco ha estado muy efectivo en esta primera mitad. El derecho terminó el primer periodo con marca de 6-7 y 4.10 en promedio de carreras limpias permitidas. Se dijo que será reemplazado hasta el momento por el veterano, de 40 años, Miguel Batista (1-1, 4.00).

Collins, quien cuando aceptó el cargo el 23 de diciembre de 2010 estaba alejado del béisbol, levantó al equipo con lo restante de jugadores que quedaron, más refuerzos de liga menor.

Aunque con un bullpen decepcionante, pero con abridores que han dado la talla, incluyendo al nudillero R.A. Dickey, líder de los lanzadores con record de 12-1, así como con una ofensiva aceptable, el conjunto de Collins no sólo ha sobrevivido, sino que se ha mantenido en la pelea.

RETO VIGENTE. Desde hoy, cuando comienza la segunda y última parte de la temporada regular del 2012, se sabrá al través del tiempo si este conjunto neoyorquino podrá seguir esta marcha con lo que tiene o si tendrá que entrar en el ambiente de cambios con el fin de declararse oficialmente apto para luchar por la postemporada.

Si el equipo del Citi Field continúa con la misma consistencia de la primera mitad, puede tener oportunidad de avanzar a los playoffs, aunque sea mediante el comodín o la ‘wild card’.

constantino.viloria@eldiariony.com