Tras pruebas para invalidar elección

Ayer el PRI admitió haber usado tarjetas prepagadas para su estructura política.
Tras pruebas para invalidar elección
El candidato presidencial del Movimiento Progresista, Andrés M. López Obrador.
Foto: ap

MÉXICO, D.F. – El candidato presidencial del izquierdista Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, pidió a los mexicanos entregar pruebas de compra de votos, coacción o lavado de dinero a través de 142 mesas que serán abiertas en el mismo número de plazas de todo el país, principalmente en las capitales de los 32 estados.

El político busca invalidar la elección por considerar que existen violaciones a la Constitución que vigila las libertades individuales: presuntamente su rival en las urnas, el priista Enrique Peña Nieto, compró cinco millones de conciencias con dinero ilícito, manipulación de encuestas, desvío de recursos estatales y una “maquinaria electoral” pagada por encima de los topes de gastos de campaña.

“La presidencia no se compra y el destino de México no tiene precio”, dijo al arrancar su Plan Nacional en Defensa de la Democracia y de la Dignidad de México.

López Obrador quiere que la ciudadanía abone denuncias para canalizar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que tiene hasta el 6 septiembre para dar el fallo sobre los comicios.

López Obrador calcula que las evidencias llegarán en masa, un colectivo de largas filas que incluirá a “arrepentidos priístas” que, según describió, están “horrorizados” y ya comenzaron entregar al Movimiento Progresista tarjetas, testimonios, videos y fotos.

Para llamar la atención de la gente, su equipo cercano irá “casa por casa” en una campaña de difusión sobre “el nivel de corrupción” que se alcanza en el Revolucionario Institucional y sus aliados del Partido Verde Ecologista de México.