Se unen en Florida para ayudar a víctimas de lesiones cerebrovasculares

Médicos, bomberos y hospitales buscan salvar a los pacientes que sufren esos ataques.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Se unen en Florida para ayudar a víctimas de lesiones cerebrovasculares
Según la Asociación Americana del Corazón, cada 3.3 minutos alguna persona en Estados Unidos muere de un accidente cerebrovascular.
Foto: Archivo

Miami (EFE).- Médicos de la escuela de Medicina de la Universidad Internacional de Florida (FIU), siete departamentos de Bomberos y 16 hospitales del condado de Miami-Dade lanzaron hoy una asociación para ofrecer un mejor tratamiento, diagnóstico y transporte a las personas que sufren un accidente cerebrovascular.

La Asociación de Bomberos de Miami Dade de la Red de Accidentes Cerebrovasculares (FOAM-D, por su sigla en inglés), tiene como objetivo salvar a los pacientes que sufren esos ataques, suministrándoles el tratamiento adecuado en un periodo de tiempo adecuado.

“Para el cerebro el tiempo es muy importante ya que una vez que hay una obstrucción de una arteria se empiezan a morir las células nerviosas”, dijo a Efe el médico Sergio González-Arias, catedrático de neurocirugía de la escuela de Medicina de FIU y director médico del centro de neurociencias del hospital Baptist Health.

De allí que mientras más rápido se traslade un paciente a los hospitales equipados para asistirles “de forma más agresiva, mejor será la recuperación y podrá regresar a la vida normal con un mejor estado neurológico”.

Según la Asociación Americana del Corazón, cada 3.3 minutos alguna persona en Estados Unidos muere de un accidente cerebrovascular (ACV) y para los que sobreviven el tiempo es importante porque el cerebro pierde 1.9 millones de neuronas cada minuto que el ataque no es tratado.

“Estamos comprometidos a trabajar con nuestros socios en la comunidad para salvar vidas. Esta iniciativa está en línea con la misión de nuestros colegas de suministrar cuidado competente y compasivo a nuestra comunidad”, dijo el decano fundador de la escuela de Medicina, John Rock.

Los médicos Jeffrey Horstmyer, presidente del departamento de Neurología, y Alejandro Forteza, profesor de neurología, tuvieron un papel importante en el diseño del llamado “Alerta accidente cerebrovascular”.

El alerta consiste en una lista de dos páginas que contiene la información necesaria para ayudar a los equipos de emergencia a determinar si un paciente padece de ACV, cuán serio es el ataque y qué hospital de la ciudad puede ofrecer el mejor tratamiento.

“La meta de esta iniciativa es mejorar drásticamente la calidad de vida del vida después del ataque”, dijo Horstmyer.

Bajo la red, los hospitales son asignados como centros primarios o integrales para el tratamiento de ACV.

Los primeros pueden suministrar cuidado a las víctimas que han sufrido el ataque en un periodo 3.5 horas que permite el uso de un medicamento para la disolución de coágulos.

En los casos más graves y han pasado ese límite de tiempo serán transportados a los centros integrales para ser sometidos a una neuroradiología.

González-Arias dijo no todos los hospitales pueden cumplir con los requisitos para el tratamiento de este tipo de pacientes y por ello tienen la clasificación de primarios o integrales.

“Tenemos cuatro centros integrales en Miami-Dade, donde hay todos los tratamientos, incluyendo los más complejos. Los primarios pueden ofrecer un tratamiento más agresivo para estabilizar al paciente y si consideran que requieren uno más profundo es trasladado a los integrales para optimizar los resultados”, explicó a Efe el especialista.