Piden hacerse la prueba de hepatitis

Piden hacerse la prueba de hepatitis
Un grupo de activistas y políticos presentó ayer los detalles de una campaña contra la hepatitis en la iglesia Bautista Brown Memorial de Brooklyn.
Foto: Fotos: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York – En el marco de la celebración del Día Mundial contra la Hepatitis, activistas, funcionarios electos y trabajadores de la salud hicieron un llamado a los neoyorquinos para que se hagan la prueba de esa enfermedad, que afecta a miles de personas en el mundo.

Ayer, el grupo realizó una jornada de salud para crear conciencia entre los residentes de Brooklyn sobre la prevención y el diagnóstico temprano de la enfermedad. En Nueva York hay más de 250,000 personas que padecen esta infección viral y el 75% no sabe que la tienen.

Durante la compaña de salud, que tuvo lugar en la iglesia Brown Memorial Baptist, localizada en 484 de la avenida Washington en Brooklyn, hicieron la prueba de hepatitis sin costo alguno, sin embargo la asistencia fue poca.

“Los doctores no hacen la prueba si la persona no tiene síntomas fuertes. Y los síntomas son muy parecidos a los del flu y cuando aparecen después de 20 años, es demasiado tarde, el hígado ya no funciona”, precisó Evelyn Milán, de la organización VOCAL-NY.

Milán indicó que hay medios gratuitos para la prevención y tratamiento de la llamada “enfermedad silenciosa” para las personas de bajos recursos económicos.

Mientras que el reverendo Clinton Miller, de la iglesia bautista, dijo que se habla poco de la hepatitis y que se le debería prestar la misma atención que se le da otras enfermedades como el cáncer o el sida.

“Muchos neoyorquinos no tienen idea que tienen este mal. Nuestra iglesia está preocupada porque hay una cantidad desproporcionada de afroamericanos y latinos que viven con la hepatitis y no lo saben”, manifestó el pastor.

Michael Duncan, asistente médico, manifestó que desafortunadamente no existe una vacuna para la hepatitis C, pero sí existen tratamientos antivirales orales.

“Hay vacunas para hepatitis A y B. Las personas se contagian con sangre infectada y por eso no es bueno compartir los cepillos de dientes, corta-uñas y jeringas”, aconsejó Duncan.

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente en el mundo hay unos 150 millones de personas que padecen de la infección crónica por este virus y que más de 350,000 mueren al año por afecciones hepáticas vinculadas con esta toxina.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), recomienda que las personas nacidas entre 1945 y 1965, se hagan la prueba de hepatitis. Se estima que 1 de cada 33 “Baby Boomers” tiene hepatitis C. El exámen demora unos minutos y su resultado está listo en 20 minutos.

Para hacerse la prueba gratuita de hepatitis llamar al 718-802-9540 extensión 12 y preguntar por Evelyn Milán.