Cae jefe de banda de sicarios

Dirige la organización criminal conocida como la 'oficina de Envigado'

La Policía presentó a los periodistas al presunto jefe de pandillas Erickson Vargas Cardona, alias "Sebastian", detenido ayer en una casa cerca de Medellín.
La Policía presentó a los periodistas al presunto jefe de pandillas Erickson Vargas Cardona, alias "Sebastian", detenido ayer en una casa cerca de Medellín.
Foto: AP

Bogotá.- La captura del jefe de una temible banda de sicarios y narcotraficantes representa un golpe mortal a esa organización, destacó el presidente Juan Manuel Santos ayer al reportar la detención.

Erickson Vargas Cardona, “alias Sebastián”, de 38 años y descrito como el jefe de la llamada “Oficina de Envigado”, fue capturado cerca de Medellín, capital del departamento de Antioquia, al noroeste de Bogotá.

Aunque inicialmente la policía dijo que el arresto se produjo la noche del martes, en la jornada el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón y el general José Roberto León, director de la policía, dijeron en conferencia de prensa que la captura fue a las 06:00 de la mañana.

Informaron que el hombre estaba en una humilde casa de dos pisos en una pequeña finca del municipio de Girardota, en el departamento de Antioquia.

Vargas Cardona estaba con dos guardaespaldas, y la mujer del detenido. Uno de los guardaespaldas fue detenido y el otro fue abatido por la policía porque opuso resistencia, agregó León. La mujer quedó libre porque no hay cargos pendientes en su contra, indicó sin

dar su identificación.

El detenido “vivía de bajo perfil – en una casa de dos pisos poco ostentosa – para no despertar sospechas de los vecinos… y evitar el cerco judicial”, dijo León.

Era buscado desde hace al menos dos años, pero hace un mes por una fuente anónima se logró ubicarlo y se le pagará una recompensa de unos $675,000, aseguró el director policial.

Alias “Sebastián” sería el autor intelectual de al menos dos homicidios: el de dos subintendentes de la policía que investigaban a la Oficina de Envigado y que fueron baleados en julio pasado en Antioquia.

El director policial indicó que carecía de inmediato de datos sobre cuánta droga había logrado exportar alias Sebastián, pero que fueron “cientos” de toneladas de cocaína y desde hace al menos tres años en contactos y relaciones con el grupo Los Zetas de México.

Dijo que el detenido manejaba al menos 25 pequeñas bandas, integradas por muchachos de entre 16 a 25 años y que sumarían unos 200 hombres dedicados a la venta de drogas en zonas de Medellín, Envigado y cercanas, así como a asesinatos por ajustes de cuentas.