Honduras respalda a cuestionado jefe policial

EEUU lo vincula con violaciones de derechos humanos.
Honduras respalda a cuestionado jefe policial
Juan Carlos Bonilla Valladares, conocido como "El Tigre" o "El Tiger", seguirá al frente de la Policía Nacional.
Foto: AP

Tegucigalpa.- El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, ratificó su confianza en el director de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla, ante un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos que lo vincula a violaciones de derechos humanos.

El reporte asevera que el jefe policial estuvo vinculado a escuadrones de la muerte en los años 80 del siglo pasado y por ello suspenderá toda la ayuda económica que otorga a la Policía Nacional donde esté involucrado el citado oficial.

“Nuestra confianza en el director de la Policía, porque en el momento en que fue señalado se puso a la orden de la justicia y (su caso) fue sobreseído”, explicó el ministro de Seguridad por HRN, emisora local.

Mencionó que a Bonilla lo respalda su honestidad dentro de la institución, ya que pese a ser jefe policial por varios años en el occidente del país (frontera terrestre con Guatemala) no fue contaminado por la corrupción que envolvió a otros policías.

El occidente de Honduras, comprendido por los departamentos de Santa Bárbara y Copán, es un importante corredor del narcotráfico que está instalado en esa región como en los vecinos departamentos de Guatemala. Bonilla vive en una colonia de clase media y no se le conoce más posesiones que su vivienda.

Fue nombrado este año director de la Policía Nacional, donde ha dirigido fuertes golpes al crimen organizado, entre ellos la reciente captura del supuesto narcotraficante José Natividad Pereira Luna, con doble nacionalidad salvadoreña-hondureña.

Al respecto el ministro de Seguridad, dijo que la Policía Nacional seguirá implementando las órdenes de captura, como sucedió con Pereira Luna, arrestado el martes pasado, pero liberado un día después.

Pereira Luna fue puesto en libertad en Migración, donde el director de ese organismo, general retirado, Venancio Cervantes, corroboró que éste tenía también la nacionalidad hondureña.

“No se puede detener a alguien de la casa”, fue el argumento de Cervantes al lograrse la libertad de Pereira Luna.

Sin embargo, el ministro reiteró que “ahora la Policía detendrá a quien tenga orden de captura, sin importar la fecha en que fue extendida”.