Sin incidentes votan sobre el referendo en PR

Sin incidentes  votan sobre el referendo en PR
Ciudadanos asisten a votar una enmienda de la Constitución en San Juan.
Foto: Thais Llorca / EFE

San Juan/EFE – La consulta popular a la que estaban convocados 2,3 millones de puertorriqueños para votar sobre la enmienda a la Constitución necesaria para limitar el derecho de fianza en ciertos casos de asesinato y la reducción del legislativo transcurrió sin incidentes, informaron las autoridades.

La jornada electoral, que se prolongó hasta las 3:00 de la tarde, hora local, no ha deparado sucesos destacables al margen de la denuncia por parte del Partido del Pueblo Trabajador (PPT) de que miembros del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) obstaculizaron la labor de observadores de formaciones en contra de la enmienda.

El impulsor de la consulta y gobernador, Luis Fortuño, dijo tras ejercer su derecho al voto que está confiado en que prevalezca el “sí” en ambas propuestas.

Fortuño aprovechó otra vez para resaltar que la enmienda a la Constitución no significará recortar derechos a la ciudadanía.

La encuesta más reciente sobre intención de voto señala que un 59% de la ciudadanía apoya la enmienda de la Constitución que permita a los jueces limitar la fianza, frente a un 27% que está en contra y un 14% de indecisos.

El recorte en un 30% del tamaño del legislativo es apoyado por el 76% de los electores frente a un 13 en contra y un 11 de dubitativos.

El Gobierno mantiene que si se da a los jueces locales la misma discreción de que disponen los federales estadounidenses -en Puerto Rico conviven leyes locales y de Estados Unidos de forma simultánea- para imponer o no fianza en ciertos casos de asesinato se conseguirá disuadir a los criminales que pueblan las calles de la isla.

Sobre la reducción de la Asamblea Legislativa, el Gobierno señala que se trata de una forma de ahorrar costes para el bolsillo de los contribuyentes.

La principal formación opositora, el Partido Popular Democrático, ha dado libertad de voto a sus seguidores, mientras que el Partido Independentista Puertorriqueño encabeza a los minoritarios que se oponen a la enmienda de la Constitución.