Un espacio para el estudio

Cuando los niños disponen de un lugar propio para estudiar en casa se enfocan más y hacen mejor sus tareas

Los Angeles – El momento de regresar a clases llegó. Y para los padres de familia, el reto principal es asegurar que sus hijos se puedan enfocar en todo lo que tienen que aprender.

Para tal labor, los estudiantes deben disponer de un espacio exclusivo en la casa dedicado a sus trabajos y tareas escolares, el cual puede estar ubicado en la recámara del menor, en la sala, el comedor, o en cualquier espacio disponible en la casa, por pequeño que sea.

Así que si todavía no tiene un área en su hogar para que sus niños estudien, póngase en acción.

Al hacer la lista de los materiales que necesita, es obvio que lo primero que tiene que adquirir son los muebles.

Se recomienda empezar la búsqueda con la selección de la silla. Ésta debe ser lo bastantemente cómoda para que su niño pueda concentrarse en su tarea, pero no tan cómoda como para que le dé flojera o sueño. Si prefiere algo más tradicional, una silla ergonómica también puede servir como una alternativa eficaz.

Cualquier silla que escoja necesitará su complemento: el escritorio. Elíjalo de acuerdo al espacio que tenga para ubicarlo. Y si solo tiene disponible la mesa del comedor. Asegúrese de que ésta esté limpia de alimentos y loza, al momento de que sus niños se sienten en ella a hacer sus tareas.

Para los estudiantes jóvenes, el uso de la computadora es tan necesario como el uso de cualquier libro o cuaderno. Por esta razón se necesita de un escritorio que pueda alojar cómodamente su computadora para usarla como una fuente ilimitada de información.

Además de una buena silla y un buen escritorio, el cuarto de estudio debe tener una armonía visual. Es decir, el color de sus paredes tiene que transmitir tranquilidad, felicidad, energía y emoción. Escoja con sus hijos el tono de la pintura que los mantendrá más tranquilos, pero a la vez activos en sus estudios.

La buena iluminación es importante para la buena concentración. PartnerHomes, un portal de internet dedicado al mejoramiento del hogar, dice en su sitio que “las lámparas de techo deben ser lo suficientemente luminosas y estar ubicadas apropiadamente en el área de estudio”.

Si elige una lámpara de techo, asegúrese de colocarla exactamente encima de la mesa donde los niños se sientan a leer o estudiar. Aparte de ésto, cada esquina de la mesa debe estar iluminada con la ayuda de lámparas de escritorio o piso, recomienda PartnerHomes.

Decorar el espacio con imágenes positivas -como trofeos, medallas o cualquier otro galardón ganado por los niños- puede dar apoyo y ánimo para el estudio.

También se recomienda incluir un librero que porte artículos educativos, como libros de referencias, y que tenga suficiente espacio para que el menor archive el material académico que trae del salón de clases para ser estudiado.

Un sistema de sonido con música clásica también ayuda a la buena atmósfera del cuarto de estudio. Según el Centro de Memoria y Neurobiología de la Universidad de California, los estudiantes se relajan y bajan el nivel de estrés al escuchar música del género clásico. Esta música también ayuda a estimular la imaginación y reduce comportamientos que requieren acción disciplinaria.

Si quiere saber cómo ahorrar en la compra de útiles escolares, lea nuestros consejos en la página 30.