México y el alza del precio de los huevos

Calderón culpa de la crisis a gripe aviar en Jalisco y a intermediarios

México y el alza del precio de los  huevos
El presdiente de México, Felipe Calderón, eliminó los aranceles y alentó a los importadores a traer huevos de cualquier parte del mundo.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

MÉXICO, D.F.- El presidente Felipe Calderón reconoció ayer que el alza del precio del huevo perjudica a las familias más pobres del país, anunció apoyos por alrededor de 250 millones de dólares para productores perjudicados y culpó por la crisis a un brote de gripe aviar en el estado Jalisco (occidente) y a los intermediarios entre productores y consumidores.

“Esta contingencia no puede ni debe justificar un alza desmedida”, dijo al anunciar que ya se investigan a 1,200 establecimientos como parte de una decena de medidas que, aseguró, garantizarán el abasto, estabilizarán el mercado y eliminarán la especulación.

“Conforme a la ley, se castigará a quienes lucren con necesidad de los mexicanos”.

El mandatario eliminó los aranceles y alentó a los importadores a traer huevo de cualquier parte del mundo, Latinoamérica, Asia, Europa… “siempre y cuando cumplan con los requisitos sanitarios”.

Este fin de semana llegarán a México más de 2,500 toneladas desde Estados Unidos, producto que se repartirá en centrales de abasto, mercados y tiendas gubernamentales como Diconsa Liconsa que operan en regiones de marginalidad.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, la ANTAD, se comprometió a ofrecer “el mejor precio posible del huevo” y un precio justo de otros productos como el pan que utiliza también “blanquillos” para la elaboración.

Según Calderón, los gobernadores de los 32 estados del país estarán atentos “a vigilar” los costos en los mercados donde llegó a duplicarse el costo al pasar de 17 pesos hasta 36 o 40 pesos por kilo.

En el Distrito Federal, el alcalde Marcelo Ebrard repartió cajas del procucto en las colonias más populares de la ciudad y pidió autorización a la Secretaría de Economía para importar huevo para miles de familias que dejaron de consumir.

“Hasta hace dos semanas, mis clientes compraban dos kilos por semana, hoy vienen a comprar sólo dos”, se queja Martha Ledezma, una viejecita que tiene un puesto de abarrotes en el Mercado Escandón, en la capital mexicana.

El 21 de junio pasado un brote de influenza aviar se detectó en dos municipios de Los Altos de Jalisco -en Tepatitlán y en Acatic- y 11 millones de aves fueron sacrificadas como parte de las medidas oficiales de salud animal.

Tal situación provocó una reducción en la parvada de gallinas ponedoras que finalmente impactó en los precios junto con la actitud especulativa en la cadena de distribución.

Calderón prometió créditos para quienes compren aves con el fin de recuperar la producción y facilidades para los avicultores que busquen reestructurar sus deudas.

México era hasta principios de julio un país autosuficiente en la producción de huevo, a pesar de que es uno de los principales consumidores mundiales: 15 mil piezas por segundo, según el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Pieza clave en la dieta nacional por ser fácil de cocinar y rico en proteínas, sustancias antioxidantes, vitaminas y minerales, como hierro, selenio, zinc y fósforo, la desestabilización del precio generó la peor inflación del país en los últimos 28 meses y se ubicó en 4.45% anual.

Perjudicó la electricidad, loncherías, fondas, torterías y taquerías, gas doméstico LP, gasolina de bajo octanaje, naranja, automóviles y vivienda.

La secretaría de Agricultura calculó en días pasados que el precio del huevo y el desabasto de diversos productos “quedarán normalizados” a más tardar en diciembre; sin embargo, para la Comisión Internacional del Huevo será hasta dentro de ocho meses cuando el país recupere la producción y los costos del huevo.