Proteja a sus hijos de la ciberintimidación

Los padres enfrentan el desafío de evitar que sus vástagos sean víctimas.
Proteja a sus hijos de la ciberintimidación
El carácter anónimo del mundo digital dificulta la identificación, pero los padres pueden asumir un papel activo en la lucha contra este problema.
Foto: Statepoint

REDACCION/StatePoint —La mayoría de los padres está familiarizada con la intimidación tradicional que se realiza en la escuela y en el patio, pero la vida se ha vuelto digital, también lo ha hecho la intimidación.

“La ciberintimidación, la que ocurre a través de elementos de la tecnología como computadoras y dispositivos móviles, es a menudo más difícil de detectar que la intimidación tradicional”, dice la pediatra Dra. Gwenn Schurgin O’Keeffe, de la Academia Americana de Pediatría (AAP). “El abusón no es inmediatamente visible y es posible que la víctima ni siquiera lo conozca”.

“Debido a esto, la ciberintimidación con frecuencia es más perturbadora para las víctimas, con efectos aún más profundos y duraderos”, señaló la Dra. O’Keeffe, autora de “Ciberseguro: protección y empoderamiento en el mundo digital de los mensajes de texto, juegos y medios sociales”.

Aquí hay consejos para que los pa$controlen la ciberintimidación, ya sea que su hijo sea una víctima, un espectador o incluso si está participando en la intimidación:

• Supervise el uso que su hijo hace de la tecnología digital. Esté atento a comportamientos como cambiar rápidamente de pantalla y tener múltiples cuentas y contraseñas.

• Enséñele a su hijo a hablar honradamente si sabe que un amigo está intimidando a otros niños o está siendo intimidado. Ser un espectador ayuda a perpetuar el ciclo y a continuar el dolor de otra persona.

• Usted puede pensar que su hijo está usando de modo seguro un dispositivo digital en la habitación de al lado, pero cualquier niño en línea está en riesgo de ser intimidado. Si su hijo está actuando retraído, es evasivo o está desusadamente triste –especialmente después de usar un dispositivo digital como una computadora, videojuegos o teléfono celular–, pregúntele si todo está bien.

• Los ciberabusones pueden creer que están actuando de forma anónima, pero pueden ser rastreados por las autoridades. Si su hijo es víctima, guarde los correos, mensajes instantáneos y textos, y haga que la escuela se involucre, de ser posible.

• Averigüe cuáles son las políticas de la escuela de su hijo en cuanto a intimidación, ciberintimidación y dispositivos digitales. Si las reglas son insuficientes, hable con los profesores y el director sobre la necesidad de establecer normas razonables.

• ¡No críe a un abusón! Fomente la empatía hablando con frecuencia sobre cómo las acciones y las palabras afectan a otras personas. Dé un buen ejemplo tratando siempre a otros con respeto usted mismo, tanto en línea como fuera de ella.

Se puede encontrar más información sobre la ciberintimidación en el sitio web de crianza de los hijos de la AAP, www.healthychildren.org.