Tensión por violencia en Desfile Caribeño en Brooklyn

El Desfile por el Día de las Indias Occidentales de Nueva York terminó con dos muertos y dos heridos.
Tensión por violencia en Desfile Caribeño en Brooklyn
Un público entusiasta se congregó ayer durante el West Indian Day Parade en Brooklyn, que tuvo al menos un tiroteo.
Foto: VICTOR MATOS / ESPECIAL PARA EDLP

BROOKLYN – Dos muertos y dos heridos se registraron ayer durante incidentes relacionados con el Desfile por el Día de las Indias Occidentales de Nueva York, según confirmó ayer la policía.

En horas de la tarde, dos hombres -uno de ellos hispano- resultaron mortalmente apuñalados en Brooklyn, mientras que un hombre y una mujer fueron heridos de bala, según informó la detective Ort, portavoz del Departamento de Policía (NYPD).

Sin embargo, la marcha se desarrolló desde tempranas horas en un ambiente festivo y de color. Con un mar de banderas de países caribeños, grupos folklóricos y carnavalescos y numerosas mujeres con penachos emplumados meneando la cadera a ritmo de reggae y soca, fue celebrado el 45 West Indian Day Parade en Nueva York, desde Utica hasta Grand Army Plaza, a lo largo de Eastern Parkway en Brooklyn.

La alegría y el ambiente festivo prevalecieron un año después que actos de violencia empañaran la celebración anual de la cultura caribeña. El año pasado, un transeúnte fue muerto horas después del desfile, cuando la policía disparó contra un sospechoso armado en un incidente ocurrido a varias cuadras de la celebración.

“El plan para hoy (ayer) es tener un evento pacífico”, dijo el Comisionado de Policía Raymond Kelly durante el desayuno realizado antes del desfile. “Tenemos muchos policías apostados en la ruta para asegurarnos que el desfile sea tan seguro como sea posible”, agregó.

El mes pasado 17 policías fueron sancionados por los incidentes relacionados con el desfile del año pasado, cuando se denunció la existencia de una página en Facebook con 150 comentarios ofensivos contra los participantes del desfile, de los cuales al menos 20 habrían sido escritos por policías.

Al inicio, el ambiente estaba tan tenso que el grupo que marcharía en oposición a la práctica de la policía de parar y revisar, llamado Red para Detener la Encarcelación Masiva, no lo dejaron participar en el desfile.

“Nos dijeron que nosotros podíamos provocar violencia y no nos dejaron entrar, pese a que estamos en la lista de participantes”, dijo Travis Morales, uno de los organizadores.

De todos modos, el grupo aprovechó el evento para lanzar la campaña Blow the Whistle on Stop and Frisk, que pide a los neoyorquinos sonar un pito cuando vean a un policía parar y revisar a una persona, el cual está programado para el 13 de septiembre.

“La práctica de la policía de parar y revisar es racista, ilegal y anticonstitucional, y nuestro grupo está luchando para que esta práctica termine”, comentó Morales.

El grupo repartió pitos y botones contra el Parar y Revisar, y recordaron que el año pasado, durante el desfile, el concejal Jumaane Willians fue detenido por la policía cuando trató de caminar por una de las calles cerradas.

Williams, que es afroamericano, dijo entonces que fue parado por la policía porque la agencia “ha tomado injustamente como objetivo a la comunidad negra y latina”. En aquella ocasión, el NYPD dijo que detuvo a Williams para verificar su identidad.

El obispo católico Guy Sansarica, de la iglesia de St, Gregory, y el padre Andrew Struzzieri, ambos miembros del equipo que organiza el desfile, dijeron que el incidente con la policía del año pasado se debió a la falta de conocimiento de la cultura caribeña de parte de la uniformada.

“El desfile es una expresión de las culturas del Caribe, y esperamos que este año la policía haya estudiado esta cultura para que pueda comprenderla”, dijo Struzzieri, quien encabezó el grupo de la Diócesis Católica del condado, uno de los más numerosos.

Las organizaciones Peacekeepers Global Initiative y We Care for our Community desfilaron contra las balaceras que están costándole la vida a gente inocente en los barrios de Nueva York, según explicó Nancy Ramos, una de sus miembros. “Queremos más empleos y mejor educación para nuestro jóvenes, para que salgan de las calles y se acabe la violencia”, dijo Ramos.

El desfile fue encabezado por el alcalde Michael Bloomberg, seguido más atrás por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Ambos ondeaban banderas antillanas. Bloomberg dijo que el evento “cada año está mejor”.

Entre los grupos más vistosos del carnaval caribeño figuraba Mysteries of Natere, con trajes de mariposas, estrellas, soles y jaulas.