Crecen las milicias y los grupos de odio en el país

Washington/EFE – El número de los denominados “grupos del odio”, incluidas las milicias armadas, se incrementó en Estados Unidos en un 755 % en los primeros tres años del Gobierno de Barack Obama, de los 149 grupos a finales de 2008 a los 1,274 en 2011.

Estos datos, que provienen del Southern Poverty Law Center (SPLC), institución dedicada al seguimiento de los grupos extremistas en el país, revelan el incremento de los movimientos que proclaman la supremacía de los blancos tras la llegada a la Casa Blanca del primer presidente afroamericano de Estados Unidos.

“Desde el principio se comparó a Obama con Hitler o Stalin, se elaboró un discurso en el que el presidente era una persona ajena (a Estados Unidos), no se le trató como a un estadounidense y se le dibujó como una amenaza”, explicó Peter Kuznick, profesor de historia de la American University de Washington.

Los orígenes del actual presidente y candidato a la reelección han incrementado “indudablemente” el afloramiento de este tipo de agrupaciones, que en su mayoría tienen un carácter violento y además suelen respaldar con vehemencia la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que reconoce el derecho a portar armas.

“Son realmente una amenaza -sentencia Kuznick-. Sobre todo porque han recibido cierta credibilidad por parte de los sectores más conservadores del Partido Republicano”.

Según explica el profesor, estos grupos solían estar marginados por la política, pero con el surgimiento del movimiento Tea Party han obtenido cierto respaldo.

“El mensaje del Tea Party no es completamente racista, pero sí lo es de alguna manera. Estados Unidos está viviendo una polarización ideológica”, apuntó.

Una muestra reciente de estos grupos, que están lejos de ser simplemente anecdóticos, se dio recientemente con la detención de cuatro exsoldados que planeaban atentar contra Obama generando previamente escenas de caos que les facilitaran la labor.

Los exmilitares pertenecían a una milicia anarquista en Georgia, y presuntamente pretendían asesinar a Obama, pero uno de sus compañeros de la base militar descubrió sus planes y lo mataron junto a su novia.