Jueza no cierra cabaret Treasures pero le impone severas restricciones

Jueza no cierra cabaret Treasures pero le impone severas restricciones
La jueza Alexandra Smoots-Hogan impuso al cabaret Treasures de Houston severas restricciones
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Las alegaciones en contra del cabaret Treasures, que incluían prostitución, venta de drogas y trata de personas, convencieron a la jueza Alexandra Smoots- Hogan lo suficiente para implementar algunas nuevas restricciones pero no para clausurar el establecimiento que se encuentra ubicado en el cruce de Westheimer y Chimney Rock en la zona de Galleria, en Houston.

Entre las restricciones la jueza les dio a los dueños de Treasures una semana para instalar 14 cámaras adicionales en el establecimiento, que actualmente cuenta con 12. Los videos de todas las cámaras podrán ser revisados cada siete días por las autoridades del Municipio de Houston y Condado de Harris para asegurarse de que se están cumpliendo las restricciones implementadas el lunes en la Corte Civil del Condado.

Ahora las bailarinas exóticas junto con el resto de los empleados de Treasures serán sometidos a pruebas de drogas dos veces al mes sin previo aviso y todo acto sexual o venta de droga que sea presenciado por la gerencia del club deberá ser reportado a la policía.

Además todas las bailarinas deberán estar cubiertas mientras caminan por el piso y no exponerse en ningún momento a los clientes.

Todos los empleados también serán sometidos a una revisión de antecedentes criminal a nivel estatal y federal. Todas las pertenencias de los empleados se revisaran a diario ante el lente de una cámara antes de que puedan ingresar al negocio.

Además la jueza exigió que estén presentes oficiales de seguridad en ambos pisos del cabaret incluyendo en la zona de los cuartos privados.

Los abogados del Municipio de Houston y Condado de Harris se mostraron contentos con la decisión de la jueza porque consideraron que las restricciones obligarán a Treasures a operar como un negocio legítimo.

Los abogados de Treasures le pidieron más tiempo a la jueza para poder cumplir con sus exigencias pero ella les dijo que no les daría más tiempo y que si no cumplían con las restricciones entonces sí iba a considerar la posibilidad de cerrar el local de modo permanente.