Educación sexual es un fiasco en escuelas de NY

Estudio revela imprecisiones en currículo de muchas escuelas del estado de Nueva York
Educación sexual es un fiasco en escuelas de NY
A muchos estudiantes en Nueva York se les dice que la abstinencia es la única estrategia para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual.
Foto: Archivo

Nueva York – El estado de Nueva York recibió ayer una “F” de calificación, por la inexacta e incompleta educación sexual que imparte en la mayoría de sus escuelas públicas. Así se desprende de un reporte realizado por la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU).

El estudio, dado a conocer ayer, y que analizó materiales y libros de texto que se usan en 82 distritos escolares del estado, halló que el currículo de educación sexual en la mayoría de las escuelas pone mayor énfasis en enseñarle a los estudiantes sobre la abstinencia y el VIH/Sida, y no sobre el correcto uso del condón, métodos anticonceptivos como la píldora o sobre preferencias sexuales.

“Esto deja a los estudiantes sin la preparación necesaria para tomar decisiones saludables y bien informadas sobre el sexo”, dijo Donna Liberman, directora ejecutiva del NYCLU.

“Cuando la gente joven no recibe la información y recursos que necesitan, lo busca en la cultura pop, en películas, televisión, Facebook o en la Internet”, agregó Liberman, quien informó que Nueva York tiene una de las tasas más altas de embarazos en la nación y el 6% de los estudiantes tienen sexo antes de los 13 años.

El reporte llamado “Birds, Bees and Bias: How Absent Sex Ed Standards Fail New York’s Students” (Pájaros, abejas y prejuicios: cómo la ausencia de estándares en la educación sexual le ha fallado a los estudiantes de Nueva York), analizó la profundidad y calidad de la educación sexual incluida en los currículos de los años escolares 2009, 2010 y 2011. Se entrevistaron a 540,000 estudiantes, lo que representa casi la mitad la población escolar en el estado.

El análisis no incluyó los cinco condados de la Gran Manzana porque recientemente la ciudad implementó su propio mandato de educación sexual en todos sus distritos escolares.

“Uno de los hallazgos más impresionantes demostró que la mayoría de los libros de texto más usados tienen inconsistencias u omiten información y hablan sólo de abstinencia como la única estrategia para evitar embarazos y enfermedades sexuales”, indicó Johanna Miller, subdirector de abogacía del NYCLU, una de las co-autoras del estudio.

“La información médica y científica también es inadecuada. Se asegura, por ejemplo, que tener VIH/Sida es una sentencia de muerte automática”.

Otro problema que reveló el estudio, según Miller, es que en la mayoría de las escuelas los jóvenes aprenden más sobre el cuerpo masculino que el femenino. “Algunas ilustraciones no muestran correctamente la anatomía reproductiva femenina y las descripciones son perturbadoras. Incluso algunos libros se refieren a la vagina como el ‘depósito’ y al feto en desarrollo como ‘el bebé’”, denunció Miller.

También, según responsables de la investigación, la mayoría de los distritos escolares refuerzan los estereotipos negativos de géneros y estigmatiza a los estudiantes y familias LGBT (Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transgéneros).

“Solo cinco distritos reconocen que parejas del mismo sexo pueden ser padres”, informó Miller quien recordó que en Nueva York, donde el matrimonio gay es legal, muchos estudiantes son criados por padres del mismo sexo.

Entre las recomendaciones que el NYCLU hace para mejorar esta situación destaca un llamado al Departamento de Salud del estado para que enmiende sus regulaciones e imparta educación sexual exhaustiva, actualizada y mandataria en todas las escuelas intermedias y secundarias públicas.

Como respuesta a este reporte, Dennis Tompkins, portavoz del Departamento de Educación del estado indicó: “Nosotros revisaremos cuidadosamente el informe y sus recomendaciones. Nuestro objetivo es asegurarnos de que los estudiantes obtengan información precisa y buena salud.