Identificación a indocumentados

LA podría expedir un documento que funcionaría como tarjeta de débito

El Concejo de la Ciudad contempla otorgar identificaciones a los indocumentados que radican en Los Ángeles con la cual podrán abrir cuentas bancarias y tener un documento que les sirva de presentación ante policías locales.

La identificación con fotografía se otorgaría a través del sistema de bibliotecas de la ciudad.

Se trata de una propuesta presentada por el concejal Richard Alarcón y que es respaldada por el alcalde Antonio Villaraigosa.

Si la moción es aprobada, el concejal Alarcón estimó que para principios de 2013 ya estarían emitiéndose las primeras identificaciones de este tipo.

Este jueves por la mañana se estará presentando el reporte ante el Concejo de la Ciudad.

Alarcón explicó que el sistema de bibliotecas de la ciudad debe ser aprovechado para promover el conocimiento en diferentes áreas y que una de ellas, especialmente en tiempos de crisis económica, deber ser la financiera.

“A través de las bibliotecas podemos recabar información para la enseñanza financiera de la población y nosotros tenemos la responsabilidad de ayudarlos a mejorar la administración de sus finanzas”, comentó. Dijo que en su jurisdicción como concejal, que es el distrito 10 en la zona del valle, ha recibido reportes de muchas personas que por recibir su sueldo en efectivo son víctimas de asaltos.

En la ciudad de Los Ángeles se estima que unas 300 mil personas no tienen acceso a una cuenta bancaria, lo que representa casi el 8% de la población, y la gran mayoría son inmigrantes.

Hay prestamistas, dijo Alarcón, que abusan de ello y cobran exagerados intereses, además de que les cobran comisión por cambiarles sus cheques.

Dijo que la tarjeta de servicios universales de la ciudad sería similar a las que ya se emiten en ciudades como Oakland, California, y New Haven, Connecticut.

El Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), dijo el concejal, la reconocería como documento de identificación válida.

La nueva identificación tendría un costo de entre 15 y 20 dólares y podría incluir un costo de $2.99 al mes por servicios bancarios.

El alcalde Antonio Villaraigosa expresó ayer su apoyo a este tipo de identificación para los indocumentados y consideró que es algo responsable el otorgar una tarjeta de identidad a los residentes de Los Ángeles, tal y como lo hacen San Francisco y Oakland.

“Somos el epicentro de la población inmigrante, de gente que no tiene identificación, de personas que no tienen cuenta de banco”, indicó. “No van a recibir beneficios, pero sí podrán identificarse de manera que les ayude a no estar en la oscuridad”.

La Coalición por los Derechos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA) emitió ayer su agrado ante el anuncio de esta propuesta.

“En tiempos cuando vender nieve, caminar con sus hijos a la escuela o montar en bicicleta para ir al trabajo puede significar la deportación, damos la bienvenida y con entusiasmo apoyamos esta propuesta de que las tarjetas de biblioteca sean una forma de identificación”, expuso Angélica Salas, directora de CHIRLA.

Pero también hubo voces de oposición, como la de Ira Mehlman, vocero del grupo antiinmigrante FAIR (Federation for American Immigration Reform), quien consideró que este tipo de identificaciones pueden ser utilizadas por terroristas, además de que alientan la inmigración ilegal.

“Las ciudades no deberían estar en el negocio de hacer más fácil para la gente violar las leyes federales”, declaró.