Premeditado el ataque a la embajada

Una turba enfurecida por una película que ridiculiza al profeta Mahoma mató al embajador de Estados Unidos en Libia y a otros tres estadounidenses en un intenso ataque al consulado norteamericano en la ciudad de Bengasi.
Premeditado el ataque a la embajada
Vista de los restos de un vehículo en el edificio del consulado de EEUU en Bengasi, Libia, donde murió el Embajador.
Foto: AP

TRIPOLI, Libia.- “Lo que ocurrió en Libia fue un ataque muy planeado y altamente dotado de armas que subraya cuán peligrosa es la situación en Libia desde un punto de vista de seguridad”, consideró en una rueda de prensa telefónica Isobel Coleman, directora del programa de política exterior del Council of Foreign Relations (CFR).

Los ataques se produjeron el martes coincidiendo con manifestaciones de protesta en Libia y Egipto contra un vídeo en el que se critica el Islam y se caricaturiza la figura del profeta Mahoma.

Ed Husain, experto en ideología islamista y Oriente Medio del CFR opinó además que “sin ninguna duda” el ataque en Bengasi está relacionado con el aniversario de los atentados del 11 de septiembre, “por una remanente creencia” en parte de la sociedad de que “Estados Unidos está en guerra con el Islam y los musulmanes”.

Aunque no ha habido una confirmación pública sobre los hechos, la cadena CNN adelantó que el ataque fue planeado con antelación y los atacantes utilizaron las protestas contra el vídeo que caricaturiza el Islam como “distracción”, según fuentes oficiales consultadas por el canal.

En su primera reacción el presidente Barack Obama condenó enérgicamente la violencia y prometió llevar a los asesinos ante la justicia, así como reforzar la seguridad de las misiones diplomáticas estadounidenses en el mundo.

La agresión que mató al embajador Chris Stevens “el primer diplomático estadounidense que fallece en el cumplimiento del deber desde 1979” se produjo el martes en el undécimo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La violencia también estalló en Egipto, donde las multitudes que protestaban por la película en la embajada estadounidense en El Cairo treparon sus muros y despedazaron una bandera de Estados Unidos.

Las protestas al parecer se desencadenaron por una película poco conocida hecha en Estados Unidos por un director de cine que califica al islam como un “cáncer”. Extractos de video publicados en YouTube ridiculizan abiertamente al profeta Mahoma y lo muestran como un fraude, un mujeriego y un loco; lo presentan teniendo relaciones sexuales e instando a cometer masacres.

El presidente barack Obama reaccionó de inmediato con un discurso fuerte. “Condeno enérgicamente el atroz ataque a nuestras instalaciones diplomáticas en Bengasi”, dijo en Washington. “No se equivoquen, vamos a trabajar con el gobierno libio para llevar ante la justicia a los asesinos que atacaron a nuestra gente”, dijo.

Obama agregó: “Rechazamos todos los intentos de denigrar las creencias religiosas de los demás, pero no hay absolutamente ninguna justificación para este tipo de violencia sin sentido, ninguna”.

Entre las reacciones inmediatas un grupo de cerca de 50 infantes de marina fue enviado a Libia para reforzar la seguridad de sus instalaciones.

Los efectivos militares pertenecen al grupo de elite conocido como Equipo de Seguridad de la Flota Antiterrorismo (FAST por sus siglas en inglés), cuya propósito es entrar en acción apenas reciba aviso de amenazas de terrorismo, así como reforzar la seguridad en las embajadas norteamericanas.

Además, el Pentágono envió dos buques de guerra a la costa de Libia, informaron funcionarios estadounidenses.

Los oficiales indicaron que un destructor, el USS Laboon, se movió a una posición cerca de la costa el miércoles y que el USS McFaul está en ruta y llegará a las costas en unos días.

Aprovechando el momento, el candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Mitt Romney intentó el miércoles presentar al presidente Barack Obama como débil en política exterior después de los violentos ataques contra misiones diplomáticas de Estados Unidos en Oriente Medio.

Obama, por su parte, se mantuvo alejado de la refriega política y declaró como comandante en jefe de las fuerzas armadas que “se hará justicia” en respuesta a la muerte de cuatro estadounidenses en Libia.

Romney utilizó los acontecimientos como una oportunidad de atacar a Obama durante una presentación en Florida, uno de los estados clave que suele cambiar de manos entre republicanos y demócratas. El ex gobernador de Massachusetts acusó al gobierno de enviar “señales contradictorias al mundo” y no ejercer el liderazgo ante la violencia.

“Los comentarios del gobernador Romney son de lo más inapropiado que he visto en este tipo de momentos”, dijo el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry.

“Son completamente equivocados, pero demuestran una insensibilidad y falta de juicio sobre lo que está sucediendo ahora mismo. Hacer este tipo de declaraciones, incluso antes de conocer los hechos, antes incluso de que las familias hayan sido notificadas, antes de que las cosas se hayan desarrollado, es realmente no sólo no tener experiencia, es irresponsable, es cruel, es imprudente. Y creo que debería pedir disculpas, y francamente no creo que sepa de lo que está hablando”, agregó.