Laura Zapata no baja la guardia con sus hermanas

La actriz mexicana ve poco probable una reconciliación
Laura Zapata no baja la guardia con sus hermanas
Zapata alega que Camila y Thalía nunca la han considerado a ella como su verdadera hermana.
Foto: Archivo

México – La actriz Laura Zapata, quien en las últimas semanas se ha visto envuelta en enfrentamientos verbales con sus hermanas, aseguró que la relación con sus consanguíneas nunca ha sido la óptima, pues nunca la han sabido acoger y querer como a un integrante de la familia.

La actriz, quien desde hace un par de años se ha distanciado de la dinastía Sodi, relató a la revista “Hola” que ha pasado toda su vida queriendo pertenecer a un grupo del que nunca formó parte, ya que sus hermanas nunca la han considerado como su verdadera hermana.

Al recordar cómo fue su infancia, la actriz que ha participado en melodramas como “Rosa salvaje”, reconoció que siempre fue una niña, y una joven sin madre, y que nunca formó parte de la vida de sus hermanas, ya que se veían esporádicamente, cuando su padre lo permitía.

No obstante, afirmó que esto nunca le impidió criar a sus hijos con valores y buena educación, lo cual se ha visto reflejado en la postura que sus descendientes han tomado respecto al conflicto familiar, contrario a lo que Ernestina inculcó a sus hijos, lo cual se pudo ver en los mensajes ofensivos que Camila Sodi dirigió vía Twitter a su tía.

Al hablar de la disputa que enfrenta con sus hermanas por el dinero de su abuela Eva Mange, Zapata señaló que fue la misma señora Mange, quien dio a guardar a su hija Yolanda una suma de dinero por la venta de un departamento y que ahora dos décadas después, le quieren regresar la misma cantidad.

Asimismo, reconoció que son falsas las acusaciones que aseguran que no deja que sus hermanas vean a su abuela, pues agregó ella sería incapaz de negarle a ésta lo que la haría más feliz, que sería tener a toda su familia cerca.

Sobre la aparente reconciliación que se había dado entre ellas, tras la muerte de su madre, Laura dijo que en un principio había una buena disposición, la cual desapareció cuando sus hermanas decidieron llevarse los restos de la señora Yolanda a Nueva York sin consultarla, hecho que para ella fue muy duro, pues a ella y a su abuela las excluyeron.

Finalmente, Laura Zapata señaló que una reconciliación es poco probable, ya que supone sus hermanas nunca tomarán conciencia de sus acciones ni reconocerán sus acciones. Además, añadió que no permitirá que la sigan atacando, pues ya se quedó callada por mucho tiempo y no lo volverá a hacer jamás.