Las Cafeteras presentan su primer álbum con son jarocho

La nueva banda de Los Ángeles, Las Cafeteras, lanza su primer álbum con son jarocho
Las Cafeteras presentan su primer álbum con son jarocho
Integrantes de la nueva banda angelina, Las Cafeteras, con sus instrumentos musicales.
Foto: Las Cafeteras

Con el fin de derribar estereotipos negativos de chicanos, la banda Las Cafeteras lanzó el miércoles su álbum debut It’s time en Estados Unidos, del que se desprende su primer sencillo La bamba rebelde.

“Estamos orgullosos de haber sido formados en la esencia del son jarocho, pero le hemos añadido la voz de los inmigrantes”, compartió José Cano.

El grupo que se formó hace seis años en clases gratuitas del son jarocho en el Este de Los Ángeles, se mantuvo en esa esencia y se ha convertido en una referencia musical.

“Respetamos al son jarocho pero no hemos mantenido sus letras les añadimos frases de justicia social y de nuestra realidad”, señaló Cano en una reciente entrevista.

“Queremos derribar esa imagen que tenemos los chicanos, que en México no se nos ve mexicanos y que aquí los americanos no nos aceptan porque nos dicen mexicanos”, agregó.

Los integrantes —cuatro hombres y tres mujeres— son activistas comunitarios y estudiantes de maestria. “Esperamos que en corto plazo ya nos podamos dedicar al cien por ciento al grupo”.

La banda inició explotando el fandango como manifestación principal del son jarocho, “pero hemos visto que al añadirles nuestros mensajes la gente se nos une más”, compartió.

Tras formar al grupo en un cibercafé, Cano comentó que como forma de reivindicar al género, optaron por dejarle el nombre de Las Cafeteras, aunque esté mezclado con hombres y mujeres.

“Es común que en grupos mixtos el nombre que predomina es el masculino y por eso decidimos dejarle ´cafeteras´ para honrar también a las mujeres”, relató.

“Todos venimos de movimientos de justicia social. Hemos estado en marchas proinmigrantes y por nuestras raíces mexicanas sabemos de estas luchas”, dijo.

“Al ser hijos de inmigrantes en su mayoría de primera generación y otros de más, lo tenemos en la sangre y en nuestra música contamos experiencias y luchas”, indicó.

La versión de La bamba rebelde está sustentada en el son jarocho y no en la adecuación que hizo Ritchie Valenz que la llevó al rock, ni la de Los Lobos.

“Lo que cantamos son temas tradicionales pero les cambiamos las letras y hacemos fusión de folklor urbano, afromexicanas y más mezclas con punk, hip hop, cumbia, ska y rock”, dijo.

“Estamos orgullosos de nuestra identidad chicana y de la mexicana. Cantamos con toda sinceridad y corazón y por eso la gente nos sigue”, anotó.

Su álbum It’s time (Es hora) emplea instrumentos como jaranas, marimbas, guitarras, cajón, requintos flautas, tambor azteca y hasta la quijada de burro.

En La bamba rebelde cantan: “Yo no creo en las fronteras’,’ las cruzaré las cruzaré/ Ay arriba y arriba”, y más adelante crítica a las leyes racistas.

Otros temas del álbum son sobre las mujeres de Juárez; sobre leyes antiinmigrantes de Arizona y Ya me voy sobre un inmigrante a Estados Unidos.

Está formada además por Daniel French, Annette Torres, Denise Carlos, Héctor Flores, David Flores y Leah Rose Gallegos.

El grupo abrió el concierto de Lila Downs, participó en el Encuentro de Jaraneros en el centro de Los Ángeles en agosto pasado y en el Día de Muertos en el cementerio Hollywood Forever.

La banda, que en el 2009 grabó Live at mucho wednesdays ha compartido escenario con Ozomatli, Rubén Albarrán de Café Tacuba, Edward Sharpe & the Magnetic Zeros, Kinky, Aterciopelados, David Wax Museum y Zack de la Rocha.