Lentes de contacto para menores: ¿buena idea?

No hay edad establecida para la transición de los anteojos a los contactos
Lentes de contacto  para menores: ¿buena idea?
Según los especialistas, los niños muy pequeños quizás todavía no tienen la madurez necesaria para asumir la responsabilidad que significa usar lentes de contacto a diario.
Foto: archivo

Los Angeles – Aunque los anteojos están últimamente de moda, hay niños y jovencitos muy vanidosos que desean usar más bien lentes de contacto.

Este es el caso de Sophia Amaya, de 15 años, quien a partir de los 11 hizo la esperada pregunta: ¿mamá puedo usar ya lentes de contacto?

“Le dije que no, que todavía estaba muy chica y que todavía no tenía la madurez necesaria para esa responsabilidad”, rememora Cristina Amaya, mamá de Sophia, natural de Colombia.

“Porque los lentes de contacto exigen mucho cuidado, mucha responsabilidad, con cualquier descuido pueden infectar o lesionar los ojos, y el daño puede ser para siempre”, dice Amaya.

La preocupación de Cristina es normal en casi todos los padres. Es por ello que la mayoría se pregunta: ¿cuál es la edad correcta para que los menores usen lentes de contacto?

El doctor Paul T. Urrea, oftalmólogo para el White Memorial Hospital de Los Ángeles y profesor asociado de la Clínica de Optometría de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California (USC), asegura que “no hay una edad establecida para la transición de anteojos a lentes de contacto”.

Pero lo que sí se ha determinado es que hay que “tener en cuenta la responsabilidad y madurez del menor”.

“Los padres son quienes mejor puede evaluar si su hijo es lo suficientemente maduro como para usar lentes de contacto”, dice la galena. “La madurez es muy subjetiva. Un adolescente de 16 años pueden ser maduro y responsable como para usar lentes de contacto mientras que otro de 18 años no lo es”.

De acuerdo con el optómetra Bernard Lepri de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el uso de lentes de contacto en los adolescentes tiene ventajas y también desventajas.

“Los lentes (de contacto) pueden ser mejor para realizar actividades deportivas porque no se rompen como lo hacen los anteojos regulares, y además proveen una visión periférica mejor para los deportes y para conducir, si el adolescente está en edad de conducir”, dice Lepri en un comunicado sobre el uso de los lentes de contacto en los menores.

El especialista además asegura que, en algunos casos, “los lentes de contacto mejoran la calidad de la visión en comparación con los anteojos, especialmente cuando el hijo tiene miopía”.

Urrea además dice que a veces el uso de los lentes de contacto es necesario en los niños que están en riesgo de desarrollar ambliopía (ojo perezoso), como también en aquellos a quienes se les eliminó una catarata debido a una lesión u otras razones médicas.

Las desventajas del uso de los lentes de contacto por parte de niños y adolescentes están más que todo relacionadas con problemas de infecciones y abrasiones en los ojos.

Un estudio del año 2010, publicado en la revista Pediatrics, señaló que de los más de 70,000 niños que visitan las salas de urgencias cada año por lesiones y complicaciones de dispositivos médicos están relacionadas con los lentes de contacto. Las razones: la falta de higiene y de responsabilidad.

Los comportamientos irresponsables más comunes incluyen: ponerse los lentes de otro niño, usar saliva para humedecer un lente y usar lentes decorativos que compran en tiendas de cosméticos, la internet y otras fuentes.

Medicamente se ha demostrado que los niños y adolescentes con problemas de alergias no son buenos candidatos para usar lentes de contacto, ya que estos pueden aumentar la comezón y el ardor en los ojos, causado por las alergias.

?>