Su voto es decisivo

Los 50 millones de latinos representan el 16% de la población estadounidense
Su voto es decisivo
Electores de Miami, Florida, hacían línea el pasado miércoles para someter su voto por adelantado.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C.— La influencia del voto hispano en las elecciones presidenciales del martes en Estados Unidos que se disputan Barack Obama y Mitt Romney marcará su importancia como la minoría étnica más numerosa de la nación, que aspira obtener en los comicios una representación sin precedentes en el Congreso.

Los 50 millones de hispanos representan solamente el 16% de la población estadounidense, pero su influencia queda magnificada porque en Estados Unidos el presidente no se elige por voto popular sino por una serie de contiendas estatales. Cada estado aporta una cantidad de votos al colegio electoral en proporción a su población, y el candidato que obtenga 270 votos en dicha instancia se convierte en presidente de Estados Unidos.

Según sondeos recientes, Obama cuenta con al menos 60% de la preferencia entre los hispanos inscritos para votar, pero al ampliar la muestra a la población general se registra un virtual empate entre los candidatos.

La contienda será definida en los estados que aún no ofrecen una tendencia favorable clara a candidato alguno; estos son: Ohio, Florida, Iowa, New Hampshire, Virginia, Carolina del Norte, Colorado, Nevada y Wisconsin.

De estos nueve estados la cantidad de hispanos que pueden votar —según cifras del Pew Hispanic Center— supera con creces la cantidad de votos con los que el presidente Barack Obama venció a su rival republicano John McCain en estados clave como Carolina de Norte, Colorado, Florida y Nevada en 2008.

Esta circunstancia hace de los hispanos un electorado que podría decidir la elección del país más poderoso del mundo si la mayoría de los latinos que reúnen los requisitos legales para votar —ciudadanos estadounidenses mayores de 18 años— se inscriben para hacerlo y efectivamente lo hacen.

No hay cifras nacionales sobre la cantidad de latinos inscritos para votar este año.

La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Designados y Electos (NALEO) espera que 12 millones de latinos voten el 6 de noviembre, lo que representaría un incremento del 26% respecto a las elecciones presidenciales de 2008.

Pero también advierte que al menos 219 mil latinos podrían enfrentar obstáculos debido a leyes aprobadas recientemente en algunos estados que exigen mostrar documentos de identidad para votar o para inscribirse en el padrón electoral.

Juan Andrade, presidente del Instituto para el Liderazgo Hispano, consideró como “arbitraria y demasiado elevada” la meta de 12 millones de votos latinos especialmente después de una crisis hipotecaria que significó la pérdida de viviendas para numerosas familias hispanas a través de remates hipotecarios que provocaron mudanzas forzadas.

“Cuando uno pierde su casa o su trabajo y está en problemas, lo último en que piensa es en inscribirse en el padrón electoral con el nuevo domicilio”, dijo el experto a The Associated Press. “Antes de que te des cuenta, llegó la próxima elección y no te inscribiste” para votar, agregó.

Además de la crisis hipotecaria que provocó la pérdida de dos tercios del patrimonio de familias hispanas entre 2005 y 2009, una tasa de desempleo superior a 8% entre la población general estadounidense y la ausencia de una reforma migratoria que prometió el entonces candidato Obama podrían minar el entusiasmo electoral de los hispanos. La cantidad de latinos que dijeron haberse inscrito para votar se redujo en 600 mil entre 2008 y 2010, según cifras de la Oficina del Censo.

Tras recibir numerosas críticas de dirigentes comunitarios y activistas por el promedio sin precedentes de 400 mil deportaciones anuales durante su mandato, la Casa Blanca anunció en junio un programa para suspender las deportaciones de algunos inmigrantes menores de 30 años traídos a Estados Unidos de manera no autorizada cuando eran niños, una medida que podría renovar el entusiasmo en las urnas de votación.

El Instituto para Políticas Migratorias calcula que el programa podría beneficiar a 1.7 millones de personas.

El republicano Mitt Romney ha dicho que de resultar electo respetará las cuatro mil 600 suspensiones aprobadas hasta el 10 de octubre pero que no suspenderá deportaciones adicionales. Los demócratas han apelado al voto latino presentando a Romney como el “candidato republicano con posiciones más extremas”.

?>