Epifanías, inmigración y el voto latino

Tras el abrumador apoyo del voto latino al presidente Barack Obama y la inequívoca confirmación del papel que jugó el tema migratorio en esos resultados, ha sido divertido ver las reacciones, no sólo de los vapuleados republicanos, sino de los medios de comunicación en inglés que por años han venido ignorando a este sector -y al tema migratorio-.

Tomó una sola noche para que se dieran cuenta de que en el país hay latinos, de que sus asuntos cuentan y de que gradualmente sus números han cambiado el panorama demográfico del país y por ende, el panorama político.

Todos han tenido una epifanía sobre la importancia del voto latino y la necesidad de abordar sus temas de interés y en el proceso, de hacerlo con respeto.

Y eso es así a pesar de que los latinos no han demostrado todo el peso de su poder. Se calcula que 12.2 millones de latinos sufragaron el 6 de noviembre, un alza de 26% con respecto a 2008, pero hay 23.5 millones de latinos elegibles para votar. Su fuerza no ha sido demostrada en su totalidad.

Pero su actuación en las urnas el martes 6 de noviembre ha puesto a correr al liderazgo del Partido Republicano que perdió la Casa Blanca de manera aplastante -hasta 75% de los latinos prefirieron a Obama sobre Mitt Romney-, y vieron cambios en ambas cámaras del Congreso.

Por fin parecen haberse dado cuenta de que ignorar al sector demográfico y electoral de mayor crecimiento en el país, los hispanos, tiene serias consecuencias en las urnas, y que sus posibilidades de volver a la Casa Blanca sólo con el apoyo de votantes anglosajones no es posible.

Una epifanía tuvo el presidente de la Cámara Baja, John Boehner, republicano de Ohio, y ahora dice que “confía” en que la Casa Blanca y el Congreso puedan arribar a una solución migratoria amplia. “Me parece que ya es hora de tener una solución amplia y confío en que el presidente, yo y otros podamos lograr consenso para atender este asunto de una vez y por todas”, dijo Boehner.

Este es el mismo Boehner que cuando su colega republicano en la Cámara Alta, Marco Rubio, senador republicano de Florida, comenzó a circular la idea de un DREAM Act light, que no contemplaba siquiera una ruta a la ciudadanía, dijo que sería sumamente difícil avanzar una medida de este tipo.

¿Quiere esto decir que Boehner ejercerá verdadero liderazgo y enfrentará a los Lamar Smith y Steve King de la Cámara Baja para lograr consenso bipartidista en inmigración?

En el Senado, de estrecha mayoría demócrata, aún no se ha visto la misma disposición de parte del líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, pero diversos medios reportan que los demócratas han echado mano de los resultados del martes para revivir el tema migratorio. Fue la Cámara Alta la que mató el DREAM Act en 2010 cuando todos los republicanos, incluyendo autores y pasados promotores de la medida, le votaron en contra.

El senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien también se alejó de la reforma migratoria amplia que apoyó en el pasado, ha vuelto a hablar de la necesidad de impulsarla.

Si la sacudida republicana del martes realmente se traduce en colaboración republicana en el frente migratorio se habrá cumplido lo que el propio Obama y otros emisarios de su campaña dijeron a lo largo de la elección: si el voto latino es sólido y los republicanos pierden, se verán obligados a ir a la mesa de negociaciones en inmigración no tanto por su convicción sino por su supervivencia política.