La sombra del juicio del siglo se vuelve a proyectar sobre Lula

La sombra del escándalo de corrupción que juzga la Corte Suprema de Brasil volvió a proyectarse hoy sobre el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, acusado por uno de los reos de haber avalado todo y de obtener "beneficios personales".
La sombra del juicio del siglo se vuelve a proyectar sobre Lula
La sombra del escándalo del juicio del siglo se proyecta otra vez sobre Luiz Inacio Lula DaSilva.
Foto: EFE

Brasilia.- El nombre de Lula, quien no estuvo entre los 36 acusados del llamado “juicio del siglo”, sobre corruptelas ocurridas durante su primer mandato, surgió otra vez en medio del escándalo después de que el periódico Estado de Sao Paulo publicó hoy una comprometedora declaración del publicista Marcos Valerio Fernandes, condenado a 40 años de cárcel.

El diario dice haber obtenido una declaración de Fernandes ante el Ministerio Público, prestada el pasado 24 de septiembre, en la cual dijo que Lula no sólo “sabía de todo”, sino que además lo avaló y obtuvo beneficios económicos “personales” de las corruptelas.

Estado de Sao Paulo dice que la declaración duró tres horas y media y consta en un documento de trece páginas, en el que Fernandes asegura que el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) pagó los cuatro millones de reales (dos millones de dólares) que le cobró su abogado, Marcelo Leonardo, en el “juicio del siglo”.

También asegura haber sido amenazado de muerte por Paulo Okamoto, un hombre de la mayor confianza de Lula y quien actualmente es uno de los directores del instituto fundado por el expresidente en 2011, tras entregar el poder a Dilma Rousseff, su pupila política y también del PT.

Asimismo, Fernandes declara que recibió aval del PT para discutir con la firma lusa Portugal Telecom una aportación de siete millones de dólares para esa formación, por lo que viajó a Lisboa en 2005 para negociar con el entonces presidente de la empresa, Miguel Horta.

El diario dice que Fernandes confesó que se reunía en el Palacio presidencial de Planalto con el exministro de la Presidencia José Dirceu y con el entonces tesorero del PT Delubio Soares, ambos ya condenados, y que al menos en una ocasión estuvo en la sede del Gobierno con Lula, quien “le dio el ok a las negociaciones”.

Del mismo modo, asegura que en 2003 hizo dos depósitos, uno de ellos de 98,500 reales (hoy 49.250 dólares) en las cuentas de Freud Godoy, un antiguo empleado de seguridad de Lula, pero que ese dinero era en realidad para pagar “gastos personales” del exmandatario.

El asunto tuvo inmediata repercusión en París, donde coinciden Lula y Rousseff, quien inició hoy una visita de Estado a Francia y participó en un foro organizado por el Instituto Lula.

“Eso es mentira”, dijo Lula -quien ya le aconsejó a Hugo Chávez que busque sucesor– la salida del foro al ser preguntado por medios brasileños.

Mientras, Rousseff, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo francés, Francois Hollande, calificó de “lamentable” la acusación y mostró “su admiración y respeto” por su predecesor.

“Repudio todas las tentativas, y no es la primera, de destituirle del inmenso respeto que el pueblo tiene por él (Lula)”, dijo la presidenta en la rueda de prensa.

Hollande también dedicó palabras de apoyo a Lula de quien dijo que en Francia tiene “una imagen considerable de un hombre que siempre ha defendido a Brasil”.

En París también habló Okamoto, que negó haber amenazado a Fernandes. “No tengo motivos para desearle ningún mal”, dijo el director del Instituto Lula, según la prensa local.

El presidente del PT, Rui Falcao, también le salió al paso a las nuevas acusaciones, las rechazó con “vehemencia” y afirmó que no son más que “una sucesión de mentiras”.

Agregó que se trata de “un nuevo intento por incriminar a Lula y criminalizar al PT” y sostuvo que nace de “alguien condenado y que intenta reducir sus penas con calumnias”.

La oposición, sin embargo, demandó al Ministerio Público que inicie una “inmediata investigación” sobre la responsabilidad de Lula, pues cuenta “con todos los elementos necesarios”, según dijo el presidente del Partido Popular Socialista (PPS), Roberto Freire.

También se manifestó sobre el asunto el presidente del Tribunal Supremo, Joaquim Barbosa, tras un acto público en Brasilia.

Preguntado por los periodistas sobre si cabe una investigación, el magistrado respondió lacónicamente: “creo que sí”.

Sin embargo, analistas jurídicos consideraron que Lula no podría ser incluido en el llamado “juicio del siglo”, que está en su tramo final, y que debería responder ante la justicia común, pues en su condición de exmandatario perdió ya el foro privilegiado que supone la Corte Suprema.