Prueba de fuego para el chavismo sin Chávez

Elecciones regionales se realizan hoy sin la presencia del presidente Chávez
Prueba de fuego para el chavismo sin Chávez
Mientras el presidente venezolano Hugo Chávez se recupera de una reciente operación en Cuba, sus compatriotas participan hoy de los comicios regionales,
Foto: AP

CARACAS/AP — La nueva embestida del cáncer que enfrenta el presidente Hugo Chávez hace que las elecciones regionales de hoy adquieran una nueva dimensión para el oficialismo, al que una victoria aplastante le permitiría quitarle bríos a una oposición que dio pelea en los últimos comicios presidenciales.

Un triunfo claro tranquilizaría al oficialismo con miras a una nueva elección presidencial en caso de que Chávez fallezca o quede incapacitado. Las leyes estipulan que si el presidente no puede ejercer el cargo, hay que convocar a elecciones en un plazo de 30 días.

Ante el desánimo creciente de los venezolanos de cara al proceso regional, la cercanía de las festividades navideñas y la anticipación de las vacaciones escolares que acordó el gobierno, los analistas prevén que podría haber una alta abstención en estos comicios.

La dirigencia oficialista dejó a un lado la tristeza generada por las complicaciones de salud de Chávez y se ha concentrado en una intensa campaña para lograr la mayoría de las 23 gobernaciones del país y destronar a algunos de los principales líderes opositores, como Henrique Capriles, ex candidato presidencial, que probablemente volvería a postularse en el caso de que se realizase una nueva presidencial.

Las elecciones de hoy son de alguna manera el primer pulso que enfrenta “el chavismo” sin que su líder fundador esté presente, en vivo, sobre las tarimas electorales abrazando a sus candidatos y el resultado de los comicios podrían dar una señal de si el movimiento sobrevivirá unido y por largo tiempo en caso de que el mandatario ya no esté, de acuerdo con analistas y políticos consultados por The Associated Press.

La oposición, por su parte, enfrenta el reto de frenar el impulso que logró el oficialismo en las elecciones presidenciales de octubre, mantener las ocho gobernaciones opositoras que consiguió en los pasados comicios regionales del 2008 y revalidar el liderazgo de Capriles, quien busca la relección en la gobernación del central estado Miranda.

Si Chávez no pudiese seguir en el cargo y se convocase a elecciones, Capriles, de 40 años, puede convertirse en la mejor carta con la que contaría la oposición para derrotar al chavismo en vista de que Maduro no tiene tanto apoyo como el del mandatario.

Un nuevo revés para Capriles o la derrota del gobernador del estado occidental del Zulia, Pablo Pérez, quien está optando a la reelección en la entidad, por otra parte, puede representar para la oposición un duro golpe porque tendría que verse forzada en corto plazo a construir nuevos liderazgos, lo que podría atentar contra su unidad.

La cercanía entre las elecciones presidenciales del 7 de octubre y los comicios regionales hace prever a los analistas que el respaldo que logró Chávez para su tercera relección podría extenderse hacia algunos oficialistas.

Los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela de Chávez se han comprometido a reforzar los programas estatales de atención a los sectores pobres y consolidar el modelo de las “comunas”, organizaciones territoriales integradas por varios “consejos comunales” que son una nueva denominación.