Obama: ‘Estas tragedias deben terminar’

Obama: ‘Estas tragedias deben terminar’
El presidente Barack Obama participó anoche en una vigilia en la Newtown H.S. por las víctimas de la matanza del viernes en la escuela elemental Sandy Hook.
Foto: AP

NEWTOWN, CONNECTICUT/EFE — El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó anoche que EE.UU. debe cambiar “para evitar nuevas tragedias” como la matanza escolar del pasado viernes en esta ciudad.

“Ya no podemos tolerar más esto. Estas tragedias deben terminar y, para terminarlas, debemos cambiar”, urgió Obama en una vigilia interconfesional en recuerdo de los muertos en una escuela de Newtown (Connecticut).

Obama dijo que Estados Unidos tiene la obligación de cuidar de sus niños, y “si no podemos hacerlo bien, no podemos hacer nada bien, ¿cómo podemos decir, como país, que estamos cumpliendo nuestras obligaciones?”

Por ello, consideró —en el acto celebrado en la Escuela Secundaria de Newtown— que “no estamos haciendo bastante”. Recordó que, desde que ocupa el cargo, se trata de la cuarta vez que acude a una comunidad víctima de tiroteos masivos, y que entre cada uno de ellos se ha producido “una serie sin final” de muertes por armas de fuego en todo el país, muchos afectando a niños.

Obama admitió que hay “causas complejas” a la violencia en EEUU, pero que “no podemos aceptar como rutinarios los acontecimientos como éste”.

También se preguntó si “la violencia que afecta a nuestros niños año tras año es el precio de la libertad”.

El presidente dijo a los ciudadanos y familias de las víctimas que venía “a ofrecer el amor y las oraciones de todo el país”, incluso dijo que era “muy consciente de que las palabras solas no pueden alcanzar a su dolor”.

Obama leyó uno por uno los nombres de los niños asesinados, y recordó también el valor del personal de la escuela, que “no se acobardó”.

“Respondieron como todos esperamos que respondan en esas terribles circunstancias, con valor, dando su vida para proteger a los niños bajo su cuidado”, añadió. También recordó cómo otros maestros se atrincheraron en sus clases y derrocharon serenidad para calmar a sus alumnos a pesar del peligro, o como un niño dijo a su maestra: “sé karate, así que estaría bien que yo vaya por delante”.

Alrededor de la web