Ofrecen ayuda para afrontar la salud mental de los hijos

Guía de Regalos

NUEVA YORK — La masacre de la escuela Sandy Hook ha elevado la preocupación de padres con hijos con problemas de salud mental que quieren asegurarse que éstos reciban el tratamiento adecuado.

En Nueva York y Nueva Jersey existen organizaciones que proveen servicios clínicos de salud mental y que están especializadas en tratar a familias latinas. Una de las que cuenta con más recursos es el Puerto Rican Family Institute, que tiene clínicas en Brooklyn, Manhattan, Queens y Jersey City, en las que todo el personal médico habla inglés y español, para acabar con las barreras que previenen que muchos niños y adultos reciban tratamiento.

“En la cultura latina se ve todavía como un estigma el hecho de recibir tratamiento de salud mental”, explicó el Doctor Anderson Torres, jefe de operaciones del instituto y supervisor de las clínicas. “Por ello, es básico que la persona que les examine el caso hable su idioma y, sobretodo, que entienda su cultura para que unos padres accedan a poner a su hijo en tratamiento”.

Entre los servicios que brinda las clínicas están las evaluaciones psiquiátricas, administración de medicamentos supervisada por un psiquiatra, y terapias individuales, familiares y de grupo con el objetivo de mejorar el funcionamiento del paciente en el contexto de la familia, la escuela y la comunidad.

Los centros atendieron a más de 30,000 familias al año y más del 75% de sus pacientes son latinos, de acuerdo a Anderson.

Las estadísticas revelan también que el 30% de los menores que reciben tratamiento de salud mental en el estado de Nueva York al año son hispanos.

“Los niños latinos y los latinos en general que viven en Estados Unidos, aunque se hayan criado aquí, tienen problemas de transición de una cultura a otra que a veces causa trastornos mentales graves como la depresión”, apuntó el doctor Anderson. “Los latinos piensan en colectivo y chocan con el pensamiento individualista estadounidense”.

Otra alternativa es el Vida Guidance Center que tiene la organización Comunilife en El Bronx. Este centro cuenta también con personal bilingüe y la mayoría de sus pacientes son latinos de bajos ingresos.

De acuerdo a la dirección, el Vida Guidance Center atiende a 16,000 pacientes al año. También busca derribar los prejuicios y estigmas para que los padres hispanos accedan a que sus hijos sean sometidos a diagnóstico de salud mental y, si es necesario, sean sometidos a tratamiento. Para ello, se les explica pormenorizadamente en español todos los procedimientos.