Tom Cruise destila carisma en ‘Jack Reacher’ (Video)

Tom Cruise aporta personalidad en la más que interesante 'Jack Reacher', que ha dirigido el guionista de 'Valkyrie'.

Guía de Regalos

Tom Cruise destila carisma en ‘Jack Reacher’ (Video)
Tom Cruise da vida a 'Jack Reacher', adaptación de la colección de novelas de Lee Child.
Foto: Paramount Pictures

Jack Reacher es fascinante. Y con eso no quiero decir que se trate de una película extraordinaria. Porque no lo es.

El nuevo filme con Tom Cruise, que se estrena hoy en todo el país y que ha sido clasificado PG-13, contiene tantos elementos interesantes, tantas ideas, visuales y de guión, inusuales en el cine de hoy, que bien merece ser aplaudido por esa valentía y, por qué no decirlo, originalidad.

Claro que quizás la palabra originalidad sea excesiva. Porque al fin y al cabo, esta primera adaptación de la colección de novelas de Lee Child con ese personaje tan misterioso como eficiente y letal que presta su nombre el título del largometraje, bebe de referencias y estilos cinematográficos previos y variados, desde la comedia clásica de Hollywood de los años 30 y 40 (esos diálogos entre Cruise y la protagonista femenina, Rosamund Pike, se asemejan a las diatribas en las que se enzarzaban Cary Grant y Katharine Hepburn o Rosalind Russell) hasta el cine de acción de finales de los 60 y los 70 (con Bullitt y French Connection a la cabeza).

Todo ello es debido a la personalidad de su director y guionista, Christopher McQuarrie, quien ganara un Oscar por el libreto de The Usual Suspects y después firmara los guiones de filmes como The Tourist o Valkyrie (este último con el mismo Tom Cruise).

Jack Reacher da inicio con un terrible asesinato múltiple en una encantadora área justo al lado del estadio de béisbol de la ciudad de Pittsburgh. El asesino mata a cinco personas indiscriminadamente desde el otro lado del río.

La investigación policial no tarda en conducir a los agentes a la casa de Barr (Joseph Sikoda), quien es arrestado. Cuando uno de los detectives, Emerson (David Oyelowo), y el fiscal del distrito, Rodin (Richard Jenkins), tratan de sacarle una confesión, aquel solo escribe en un trozo de papel un nombre: Jack Reacher.

Emerson y Rodin se preguntan quién caray es Jack Reacher… y justo en ese momento, este (Tom Cruise) hace acto de presencia prestándose a demostrar que Barr es el asesino.

Pero Reacher entabla relación con Helen (Rosamund Pike), la abogada defensora de Barr (e hija del fiscal), y pronto de esa comunicación personal surgen las dudas.

Reacher, con un pasado tan misterioso y aparentemente violento como el del presunto criminal, empieza a juntar las pocas piezas de un puzzle que está manchado de corrupción, amenazas y sangre.

Aunque en ocasiones el filme parezca querer abarcar mucho más de lo que propone y, también, su tono bascule entre el thriller y la comedia, entre la farsa y el drama, a veces sin demasiada sutilidad, lo cierto es que gracias al buen hacer de McQuarrie tras las cámaras la cinta alcanza momentos memorables, como ese comienzo en el que, sin una pizca de diálogo, resume los brutales asesinatos, la investigación y el arresto del teórico culpable, o la extraordinaria persecución por las calles de Pittsburgh que llevan al espectador al mejor cine de acción clásico, donde los vehículos rugían como máquinas de matar y los conductores maniobraban con convincente realismo, sin necesidad de florituras en la postproducción o explosiones espectaculares.

El director goza además de un reparto que está al tanto de sus distintas intenciones narrativas y estilistas, con un Tom Cruise presto a la ironía de un personaje del que nada se sabe, un Robert Duvall (en el papel de un jovial vendedor de armas) que aporta su no siempre bien aprovechado sentido del humor, y un Werner Herzog (el director de filmes como Aguirre, the Wrath of God o Rescue Dawn) que encarna a un villano con todos los ingredientes habituales de un malo de la saga Bond (tiene un ojo de cristal y un pasado terrorífico).

Lo dicho: Jack Reacher no da un paso de gigante en el género del thriller (que tantos títulos decentes dio en los años 90, como en el caso de The Pelican Brief o The Firm,ésta también con Cruise), pero al menos no se conforma con caer en la mediocridad que tanto abunda hoy en la gran pantalla.