Se prolonga pesadilla escolar

Se prolonga pesadilla escolar
Choferes de buses escolares continuarán hoy con la huelga, dejando varados a miles de estudiantes en la ciudad.
Foto: ap

Nueva York — Miles de familias neoyorquinas se vieron afectadas por el primer día de huelga de autobuses escolares, mientras el sindicato de conductores avisó que se puede prolongar varios días más.

Más de 8,000 conductores de autobús y matronas estuvieron de huelga, obligando a casi 152,000 estudiantes de escuelas públicas a encontrar otras maneras para ir a clase.

“He tenido que mentir en el trabajo y decir que estoy enferma para poder llevar a mis hijos a la escuela y luego recogerlos”, dijo Maribel, quien prefiere no dar su apellido y que tiene a dos niños matriculados en la P.S. 132 de Washington Heights. “Si la huelga continúa, tengo miedo de perder mi trabajo”. Otros padres se vieron directamente forzados a dejar a sus hijos en casa sin ir a clase.

“No los he querido llevar porque a pie se tarda más de 30 minutos y hoy (por ayer) por la mañana hacía mucho frío y llovía”, contó Kenida Rosa, cuyos hijos van a la P.S. 60 de Woodhaven.

La medida de la Ciudad de repartir MetroCards gratis entre los estudiantes para que utilicen el transporte público como alternativa, tampoco ha convencido a algunos padres.

El Canciller de Educación, Dennis Walcott, ya avisó de que se esperaba “una primera jornada de huelga caótica”, ya que es algo que “no ha ocurrido en la ciudad en los últimos 33 años”.

Michael Cordiello, presidente del sindicato que agrupa a conductores y proveedores del servicio de transporte escolar de Nueva York, aseguró ayer que hasta que el gobierno no incluya una cláusula garantizando los empleos a los conductores actuales, éstos no regresarán a sus trabajos.

Ramón González, conductor de autobús escolar en Nueva York desde hace más de siete años, se unió a la huelga y la justificaba. “La Ciudad no nos puede dejar sin trabajo de un día para otro a los que más tiempo llevamos haciendo esto, y además haciéndolo bien”, dijo.

Algunos padres también apoyaron la huelga y denunciaron el estado del transporte escolar.

“Los recortes del Departamento de Educación han empobrecido el estado de los autobuses”, declaró Sharlene Figueroa, madre de tres hijos en edad escolar y miembro de Parents to Improve Public School Transportation (PIST).

El alcalde Michael Bloomberg dijo que la Policía había sido llamada a intervenir ayer por la mañana después de que piquetes bloquearan las salidas de autobuses en garajes de Brooklyn y Staten Island.

“Es indignante que los piquetes intenten evitar que la gente haga su trabajo”, aseveró Bloomberg. “Y es aún más indignante que eviten que los niños vayan a la escuela”.