Arnold Ramírez y su legado futbolístico

Arnold Ramírez y su legado futbolístico
Pelé (derecha) y Arnold Ramírez enseñan a los jóvenes como eludir a un rival en la Academia que el astro brasileño tuvo en Nueva York.
Foto: foto cortesía

NUEVA YORK — Honesto, capaz, trabajador incansable que le dio lustre al fútbol universitario durante una carrera llena de glorias y lágrimas, pero con la firme convicción de haber cumplido con el deporte y con su gente.

Arnold Ramírez, de origen costarricense, es uno de los entrenadores hispanos más exitosos en los Estados Unidos. Con sus ‘Pájaros Negros’ de la Universidad de Long Island (LIU) en Brooklyn ganó fama y no fortuna, dejando un legado de grandeza fuera y dentro de la cancha.

Ocho de sus exjugadores están hoy en día en el ‘Salón de la Fama’ de LIU y otros tantos gozan de una vida profesional confortable.

De los elevados al recinto de los inmortales, cinco son hispanos: Giovanni Savarese (Venezuela); Roger Chávez y Maicol Antelo (Bolivia); Jorge Acosta y Samuel Izajar (Colombia). También ganaron el reconocimiento Mickey Kydes, Richard Chinapoo y Hans Peter Rietz.

Trabajó en los ‘Campos de Pelé’ y su trayectoria será reconocida el próximo jueves en esta ciudad, en el New York Athletic Club, en una gala donde tambíen serán homenajeados Sunil Gulati (presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos), Jerome Belson (St. John’s) y los entrenadores universitarios Dieter Ficken (Columbia), Carlo Tramontozzi (St. Francis College) y Frank Schnur (Fordham).

En nuestro diálogo tocamos muchos temas, pero habría que escribir un libro para contar toda su historia. En esta entrevista tocamos una parte de su brillante carrera.

—¿Quién o quienes fueron sus mentores en su carrera como entrenador?

“Tuve cuatro mentores de los cuales aprendí mucho. Miguel Muñoz, entrenador de Real Madrid (14 años); el profesor brasileño Julio Mazzei; el argentino César Luis Menotti y Pelé”.

—¿Los fundamentos?

“Ellos me metieron en la cabeza que el fútbol se juega por abajo, de tocar bien el balón y de que los jugadores estuvieran confortable con el balón. Los cuatro siempre decían que el jugador se tiene que divertir jugando”.

—¿Hizo historia, con una marca impresionante de partidos ganados…¿cuántos fueron?

“Ganamos 214. Estuve con Long Island University desde 1979 a 1998. Eramos los Pájaros Negros y la mayoría de nuestros jugadores eran latinos y nuestro estilo era latino”.

—La gente los llegó a querer y a seguirlos como un símbolo hispano de la ciudad de Nueva York. ¿Quienes lo conformaban?

“Teníamos jugadores colombianos, peruanos, brasileños, bolivianos, venezolanos, españoles, ecuatorianos, trinitarios, liberianos y dominicanos. Otros de diferentes ascendencias pero nacidos en Estados Unidos como Mickey Kydes, de familiares griegos”.

—Usted, apoyó mucho a estos jugadores que supieron aprovechar el fútbol para edificar una carrera universitaria, un futuro mejor. La mayoría son exitosos profesionales en Estados Unidos y fuera de esta nación. ¿ No es así?

“Es cierto y eso me llena de mucho orgullo y gran satisfacción”.

—Luego de una brillante trayectoria, del impacto de los Pájaros Negros, LIU perdió notablemente con su salida, se retrocedió, no hubo la vitrina y un motivo para estudiar y jugar al fútbol.

“El fútbol universitario ha decrecido bastante porque los mejores jugadores juveniles ya no quieren ir a la universidad. Con tantas reglas de la NCAA sólo se puede jugar al fútbol tres meses. En cambio con las Academia ellos pueden jugar 10 meses; así es que los jugadores talentosos se van a jugar a las Academias y para equipos juveniles de la MLS”.

—Se perdió nivel, interés, rivalidad y afición. ¿Qué pasó?

“El nivel universitario no es el mismo cuando yo dirigía. había una rivalidad entre LIU, Columbia, Hartwick, St. Johns, St. Francis y FDU. Ahora los únicos equipos fuertes son St. Johns y FDU”.

—Luego cambianos el tema y tocamos el fútbol profesional. ¿Mejoró el nivel de la MLS?

“El nivel ha subido bastante desde que se inició en 1996. Me acuerdo cuando tuvimos que evaluar a los jugadores para empezar la Liga, nuestro jefe Rinus Michels, nos dijo que teníamos que escoger los mejores jugadores de un nivel no muy bueno”.

—¿Y los Red Bulls?

“Todavía los Red Bulls no me convencen. Ojalá esta temporada sea diferente. Hay que traer más jugadores latinos. No mucha gente en Nueva York quiere ver jugadores de Noruega, Suecia e Islandia. Hay traer futbolistas tipo Marco Antonio ‘Diablo’ Etcheverry, Jaime Moreno, Raúl Díaz Arce, etc.”.

—¿Un punto positivo?

“Que los equipos tenga su propio estadio. El presupuesto para los equipos debe aumentar también.

—Finalmente hablamos de la Concacaf y como costarricense tiene su corazón y como técnico una opinión de respeto. ¿Cuáles son los más opcionados?

“México y Estados Unidos creo que van a Brasil 2014. Se ven lo más fuertes. Para el tercer lugar va a ser una gran batalla entre Honduras, Panamá y Costa Rica.

—¿Y los ticos?

“Costa Rica tiene muy buenos jugadores pero el profesor Jorge Luis Pinto no le gusta arriesgar. Sus equipos han sido muy defensivos. El otro que luce peligroso es Jamaica.

Ahí terminó nuestra conversación. Dejamos para otra ocasión, lo que se nos quedó en el tintero.