Productor de vinos de calidad en condado de LA

La pasión por hacer vino artesanal la heredó Roberto Reyes de una tía suya en República Dominicana
Productor de vinos de calidad en condado de LA
EFE/EUA CARIBE SHM20 - AGUA DULCE (CA, EEUU), 04/02/2013.- Roberto Reyes, propietario de la bodega Reyes Winery posa con una botella de su producción el viernes 1 de febrero 2013, en la zona rural de Agua Dulce, California. Reyes heredó la pasión por hacer vino artesanal de una tía en República Dominicana y hoy, en el condado de Los Ángeles, produce bebidas de calidad a partir de viñedos sembrados por él en una finca adquirida con gran esfuerzo. Reyes explicó que su idea de preparar vino tenía el objetivo de seguir la tradición de hacer vinos caseros para la familia y amigos, pero debido a que el terreno que compró era grande decidió sembrar 15 acres de viñedo con 15.0000 cepas de las variedades cabernet, chardonnay, merlot, muscat y syrah. EFE/Iván mejía
Foto: authors

AGUA DULCE, California.— La pasión por hacer vino artesanal la heredó Roberto Reyes de una suya tía en República Dominicana y hoy, en el condado de Los Ángeles, produce bebidas de calidad a partir de viñedos sembrados por él mismo en una finca que adquirió con gran esfuerzo.

“La inspiración de comprar este terreno y de hacer esto aquí es una continuación de esa pasión (familiar) porque yo creo que el vino es algo que tiene su romance”, dijo Reyes, propietario de la bodega Reyes Winery, en la zona rural de Agua Dulce.

Reyes recordó que cada vez que su tía los visitaba en Santo Domingo les llevaba un par de botellas de vino de naranja, y esa tradición de hacer vino casero a base de frutas se la llevó consigo cuando emigró junto a su madre a Nueva York.

Reyes creció en la Gran Manzana y después de estudiar Administración de Empresas en Colegios Comunitarios se mudó a Los Ángeles donde, después de haber trabajado en varias empresas varias décadas, se dedicó al negocio de bienes raíces, lo que le permitió encontrar una oportunidad de comprar 16 acres descuidados en los que en 2004 invirtió sus ahorros para sembrar la viña.

Reyes explicó que su idea de preparar vino tenía el objetivo de seguir la tradición de hacer vinos caseros para la familia y amigos, pero debido a que el terreno que compró era grande, decidió sembrar 15 acres de viñedo con 15 mil cepas de las variedades cabernet, chardonnay, merlot, muscat y syrah.

“Nuestro vino se considera ultra premium y es de una calidad… pues…. algo mejor de la norma”, destacó Reyes, quien ha ganado 18 medallas en concursos de productores de vinos de California.

El empresario explicó que sus productos participaron en la competencia internacional de vinos y bebidas espirituosas de Los Ángeles en 2010 y que su Cabernet Sauvignon de 2009 ganó la medalla de oro.

“Nuestro Carbernet Sauvignon fue clasificado como el Mejor de su Clase, con 95 puntos, en una escala de uno a 100. Hay que destacar que los mejores vinos de California no pasan de 90 puntos”, indicó Reyes, quien además es pintor y sus obras las imprime en la etiqueta de las botellas.

Contó además que en 2011, en la competencia de vinos Gran Cru de Long Beach, el vino Merlot 2009 ganó la medalla de oro mientras que en la Feria del Condado de Orange 2011 ganó dos medallas de plata con el vino Syrah 2009.

Como afición e inspirado en el vino de naranjas de su tía Reyes comenzó hace 35 años a producir sus propias bebidas de naranja, piña y otras frutas.

El empresario fermentaba la fruta siguiendo el proceso para hacer vino, incluyendo levadura, y producía unas 25 botellas para repartir entre la familia y los amigos.

Posteriormente se inscribió en cursos de producción vinícola en la Universidad de California en Davis (UC Davis), donde aprendió todo sobre el proceso que implica este negocio, desde la plantación, el abono y el control plagas hasta la cosecha de diferentes variedades de uvas.

La primera cosecha de la bodega Reyes Winery fue en 2005 y se produjeron 150 botellas, cifra que han ido aumentando hasta las actuales 40 mil unidades, a pesar de que en 2011 se congeló el 80% de las parras debido a una ola de frío que azotó la zona.

“Todavía no me genera ganancia la operación anual de producción pero esperamos que dentro de 18 meses comencemos a tener ganancias”, auguró el empresario, quien crea 13 variedades de vino.

Para el mes de abril, cuando el viñedo comienza a reverdecer, celebrará en su viñedo el “Sierra Pelona Valley Wine Festival”, donde además de las bebidas de uvas fermentadas servirá alimentos gourmet a beneficio del hospital Henry Mayo Newhall Memorial.