Dodgers: ricos y obligados a ganarlo todo

Dodgers: ricos y obligados a ganarlo todo
Carl Crawford observa la trayectoria de la bola que lleva su primer jonrón con los Dodgers. Fue en el tercer inning del juego de ayer.
Foto: AP

Si es por los millones que gastan en su “payroll” en la temporada que está por empezar nadie dudaría que los inquilinos de Chávez-Ravine están obligados a regalarle una fiesta grande a sus seguidores. Un título de Serie Mundial, por el que ha esperado 24 largos años. Sí, desde los años heróicos de Orel Hershiser. Aquella vez y era norma entonces, se ganaba a puro talento.

Ahora, y desde que George Steinbrenner inventó la era Joe Torre en Yanquis, se gana solo si se gasta.

Y créalo, en cuantos más millones se gasten, más cerca estará el abrazo de la gloria deportiva.Y no solo en el beisbol. Ganan Real Madrid y Barcelona. Ganan Heat y Lakers. Ganan los Patriotas y los Cuervos. A golpe de talonario.

Por eso, porque en el deporte supermercadeable, gastar es sinónimo de ganar, es por lo que Dodgers están obligados a ganar.

Dice la MLB, y le creemos, que los Dodgers son el equipo con el presupesto más alto de todo el beisbol.

Un total de 213 millones han dispuesto “Magic” Johnson y sus amigos para construirle a Don Mattingly un equipo para ganarlo todo.

Es lo que vale soñar. Es lo que cuesta ganar. No es un tema simple, de sumas y restas mirar los salarios de Adrián González, Matt Kemp, Zack Greinke, Josh Beckett y Carl Crawford.

Sumas estratosféricas de entre 12 y 20 millones por año, las mismas que pagan los Filis a sus hombres, para justificar 158 millones, el segundo mejor presupuesto del Viejo Circuito.

Así de grande es la diferencia entre Dodgers y Filis un equipo al que Rubén Amaro Jr. armó para ganar y ya ganaron un Clásico de Otoño. Otros ganaron de otra manera.

Por ejemplo, los Gigantes, esos vecinos odiados por la tropa azul de la colina iluminada, se bastaron con 117 millones para poner el banderín en sus vitrinas.

Los Angels, antes propiedad de Gene Autry, después como un activo de Disneylandia y desde entonces como inversión, distracción y negocio de Arturo Moreno, han sido siempre un equipo sin afanes económicos.

Este año y todavía sin sumar el factor Pujols (empieza en 2014), Jerry Dipoto, se gasta 152 millones solo superados en la Liga Americana por los Yanquis que gastan 210 millones en un equipo de veteranos sin opción de ganar.

En cambio a los Angels, de Pujols, Wilson, Hamilton, Trout y Weaver, sí los ven como opcionados en una Liga en la que sin Yanquis y Medias Rojas, sin fuerzas para competir y ganar, todo parece preparado para que Mike Scioscia vuelva a reactivar el “Rally Monkie”.

En la pasada campaña, Angels gastaron 154 millones, pero la División Oeste la ganaron los Atléticos con 55 millones. En ese mismo 2012, Dodgers gastaron 95 millones, pero ganaron los Gigantes que gastaron 117 millones. Entonces no es la gracia de los millones sino la virtud de saber gastarlos, lo que da los títulos.

Luego la seguimos.