Altagracia Mayí recupera anillo de hijo asesinado en 1991

Y esta madre dominicana no pierde la esperanza de que se haga justicia
Altagracia Mayí recupera anillo de hijo asesinado en 1991
Aunque lleva más de 20 años esperando que se haga justicia, Altagracia Mayí (con el anillo recobrado en su mano) confía en que verá a los asesinos de su hijo tras las rejas.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

Nueva York — La dominicana Altagracia Mayí sabe que nada le devolverá a su hijo Manuel, pero por lo menos ha recibido el pequeño consuelo de recuperar el anillo que él llevaba cuando fue asesinado hace 22 años en Queens.

EL DIARIO/LA PRENSA se hizo eco en exclusiva de la lucha de la madre por recobrar el anillo que entregó en 2004 a los detectives que reabrieron el caso —que a día de hoy continúa sin resolverse— con la esperanza de que se pudieran extraer pruebas de ADN que condujeran hasta los culpables.

La Policía, sin embargo, descartó el objeto como prueba y lo almacenó, a pesar de que Mayí aseguró que pidió expresamente que se lo devolvieran cuando acabaran de analizarlo, dado el importante valor sentimental que tenía para ella.

El mes pasado sus esperanzas estuvieron a punto de desvanecerse por completo cuando averiguó —después de la intervención de la concejal Julissa Ferreras— que el anillo se encontraba en uno de los almacenes de pruebas de la Policía que fue arrasado por las inundaciones causadas por el huracán Sandy en Brooklyn.

Tras varios días de incertidumbre, representantes de la división de “cold cases” (casos sin resolver) de NYPD le dieron la buena noticia de que el preciado objeto había sido localizado y recobrado.

“No lo pude evitar y me puse a llorar”, dijo Mayí. “Los agentes que me lo entregaron también se conmovieron por mi emoción. Era el anillo que le regalé por su graduación y tiene una importancia para mí que no puedo explicar con palabras”.

Manuel Mayí, que tenía 18 años cuando falleció, fue perseguido y golpeado hasta la muerte por un grupo de jóvenes blancos en Corona, Queens, el 30 de marzo de 1991.

Nadie ha sido condenado por el asesinato hasta el día de hoy y el caso está archivado.

“Seguiré luchando para que se haga justicia hasta el último día de mi vida”, afirmó la madre.

Mayí pide a cualquier persona que pueda aportar nueva información sobre la muerte de su hijo que se ponga en contacto con la Policía a través del número de teléfono 1-800-577-8477 o través de internet en http://www.crimestoppers.com.