Balaídos vivirá la lucha por el descenso en su versión más dramática

Celta y Zaragoza afrontarán mañana un partido en el que la lucha por el descenso adquiere su versión más dramática, sobre todo para los gallegos que lo tienen un poco más complicado tras la dolorosa derrota de la pasada jornada frente al Mallorca.
Balaídos vivirá la lucha por el descenso en su versión más dramática
El delantero del Zaragoza Eduardo Oriol (i) y el defensa del Celta Roberto Lago luchan por el balón durante el partido correspondiente a la 13ª jornada de la Liga disputado en el estadio de La Romareda. EFE/Archivo

Vigo (Pontevedra, España), 21 abr (EFE).- Celta y Zaragoza afrontarán mañana un partido en el que la lucha por el descenso adquiere su versión más dramática, sobre todo para los gallegos que lo tienen un poco más complicado tras la dolorosa derrota de la pasada jornada frente al Mallorca.

Un tropiezo que ha dejado al Celta como colista de la categoría y sin margen para la derrota, a pesar de que sus rivales directos siguen sin ganar.

El equipo gallego ya sabe lo que es ganar esta temporada al Zaragoza, pues en La Romareda los celestes consiguieron su única victoria a domicilio en lo que va de curso, gracias a un solitario tanto de Iago Aspas en la recta final del choque.

La ausencia del goleador gallego, que mañana cumplirá la sanción de cuatro partidos que Competición le impuso por su cabezazo al deportivista Carlos Marchena en el derbi gallego, está destrozando más de lo esperado a un Celta que en las últimas jornadas se ha quedado sin gol.

Abel Resino no ha querido dar muchas pistas sobre el once que alineará, aunque parece difícil que haga muchos cambios en el equipo después del buen rendimiento ofrecido en la isla.

La duda está en saber si le da continuidad al internacional danés Michael Krohn-Dehli en la banda izquierda o sitúa en esa posición al croata Daniel Pranjic o al chileno Fabián Orellana.

En la defensa, aunque el internacional noruego Demidov ya está recuperado de la lesión muscular que le impidió jugar contra el Mallorca, Jonathan Vila tiene muchas opciones de repetir junto a Andrés Túñez en el centro de la zaga.

En el Zaragoza son conscientes de que el enfrentamiento con los vigueses no será definitivo para ninguno de los equipos, pero se intuye que el perdedor saldrá tremendamente tocado, sino hundido.

Sobre la mesa zaragocista, además, puede estar la continuidad de su entrenador Manolo Jiménez, al que están sosteniendo en el puesto más el pobre rendimiento de sus rivales directos por la permanencia que los resultados obtenidos y que está semana fue ratificado por la entidad maña a través de un comunicado.

Las catorce jornadas consecutivas que acumula el equipo aragonés sin conocer la victoria, en otras circunstancias ya habrían desatado la crisis. De hecho el mismo día que se enfrenta a los vigueses cumple cuatro meses desde que el pasado 22 de diciembre de 2012 consiguió su último triunfo liguero en San Mamés frente al Athlétic.

Para elevar la alicaída moral de la plantilla zaragocista, el técnico ha optado por abrir las puertas del último entrenamiento, después de más de dos meses de trabajar en soledad.

No obstante a pesar de su delicada situación la plantilla blanquilla, que ha vuelto a expresar públicamente su respaldo al técnico sevillano, sigue siendo “optimista” de poder darle la vuelta y empezar a remontar, porque los jugadores están convencidos de que están realizando un buen trabajo y tan solo les falta conseguir un gol que sea “decisivo” para iniciar la escalada.

También tienen claro que en esta recta final de la temporada es cuando deben “arriesgar y no esconderse” para conseguir el objetivo de la permanencia, a la vez que se ha reconocido el cansancio psicológico que acarrea el no ganar.

Para este encuentro Manolo Jiménez se verá obligado a reestructurar su línea defensiva por la ausencia por sanción del central Álvaro González, con el rumano Cristian Sapunau recuperado a marchas forzadas de un esguince de tobillo, mientras que recupera a Abraham Minero tras su sanción.

El peso de creación del juego recaerá en José María Movilla y Antonio Galdeano ‘Apoño’, aunque el remedio que pueda haber preparado el de Arahal en su encierro no se desvelará hasta que dé a conocer el once inicial, a pesar de que hasta el momento le ha dado escaso rendimiento en cuanto a puntos.

Alineaciones probables:

Celta: Javi Varas; Jonny, Vila, Túñez, Roberto Lago; Oubiña, Natxo Insa; Augusto Fernández, Alex López, Krohn-Dehli u Orellana; y Bermejo.

Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Loovens, Paredes o Pínter, Abraham; Movilla, Apoño; Víctor Rodríguez, Rodri o Rochina, Montañés; y Postiga.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño).

Estadio: Balaídos.