Rechazan intento de torpedear la reforma

Sigue a El Diario NY en Facebook
Rechazan intento de torpedear la reforma
Una activista muestra un letrero pro-inmigrante tras conocer la iniciativa del Grupo de los Ocho.
Foto: la opinionciro cesar

WASHINGTON/notimex — Dos influyentes senadores se pronunciaron ayer de manera categórica contra cualquier intento para utilizar los ataques terroristas de Boston como excusa para torpedear el debate para la reforma migratoria.

Los senadores Charles Schumer y Lindsay Graham dijeron que por el contrario, este incidente evidenció la necesidad de avanzar la reforma a partir de los mejores controles que supondrá en la población de inmigrantes indocumentados y los flujos futuros.

“Lo que pasó en Boston y el terrorismo internacional creo que debe urgirnos a actuar rápido, no a desacelerar el paso cuando se trata de identificar a 11 millones (de personas)”, dijo Graham en el programa “State of the Union” de la cadena CNN.

Graham, republicano por Carolina del Sur, explicó que bajo la reforma el sistema que controla el ingreso y salidas de los inmigrantes con visas se hará más efectivo y cumplirá de mejor manera con su función.

Por su parte, Schumer dijo que el incidente está siendo aprovechado por quienes se han declarado opuestos a la reforma, “pero no vamos a dejar que lo hagan”.

“Si tienen una razón, una sugerencia sobre que cambiar basado en lo que pasó en Boston, estamos abiertos (a discutirlo), pero no vamos a dejar que usen lo que pasó en Boston como excusa (para atacar el proceso)”, señaló el demócrata por Nueva York.

Graham precisó que si bien la iniciativa de reforma que se ha presentado cumple con los requerimientos para reparar un sistema ineficiente como el actual, está no será la ultima palabra porque está abierta a cambios.

“Pero esto (los ataques) no es una excusa para detener la reforma migratoria, para tener más control en nuestras fronteras, control sobre quienes llegan y obtienen un empleo y crear orden en medio de este caos”, afirmó.

Los dos senadores son parte del llamado Grupo de los Ocho —cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas que la semana pasada presentaron una iniciativa de reforma apoyada por la Casa Blanca.

El viernes, la organización conservadora Judicial Watch, una entidad que en más de una ocasión ha defendido causas antiinmigrantes —como la Proposición 187 en California en los años 90, por ejemplo— difundió una información “exclusiva” en la cual revelaba que el mayor de los dos hermanos chechenos, Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, “pudo haber sido deportado tras una convicción criminal y el otro recibió ciudadanía estadounidense en el 11 aniversario del peor ataque terrorista en tierra estadounidense”.

“Eso quiere decir que el Gobierno de Obama perdió una oportunidad para deportar a Tsarnaev, pero evidentemente no sintió que era una amenaza lo suficientemente grande”, señala un artículo publicado por Judicial Watch y ampliamente difundido por medios sociales.

De su lado, la comentarista ultra conservadora Ann Coulter dijo en Twitter que “Lástima que Marco Rubio ya no va a poder legalizar al sospechoso #1”.

El senador de Iowa Charles Grassley insistió que “dados los incidentes de esta semana es importantes que entendamos las lagunas en nuestro sistema migratorio”.

Con información de Pilar Marrero/La Opinion.