Control de dispensarios

Tribunal da autoridad a gobiernos locales para prohibir las 'clínicas de marihuana'
Control de dispensarios
Kevin Brown inhala marihuana disponible en The Apothecarium Medical Cannabis Dispensary, en Francisco.
Foto: AP

SACRAMENTO.— La Corte Suprema de California falló en forma unánime a favor de mantener el derecho de las ciudades y condados de prohibir los dispensarios de marihuana medicinal en sus juridicciones, y prácticamente deja el asunto en manos de la legislatura estatal.

“Mientras que algunas ciudades pueden considerar que tienen la capacidad para acomodar los dispensarios de marihuana medicinal, otras comunidades pueden decidir que aún bien ubicadas, bien administradas y monitoreadas, presentan riesgos y cargas locales inaceptables”, dijo en su fallo el juez Marvin R. Baxter.

Agregó que los dispensarios pueden poseer un riesgo de aumento del crimen, congestión, deterioro y abuso de drogas, al grado que este peligro puede variar de una comunidad a otra.

La determinación 7 a 0 de la Corte Suprema en el caso Ciudad de Riverside contra el Inland Empire Patients Health and Wellness Center mantiene vigente la prohibición a los dispensarios por parte de la ciudad de Riverside. Se estima que la decisión daría pie a que otras ciudades también prohibieran los dispensarios.

En la actualidad, más de 1,000 dispensarios de marihuana medicinal operan en el estado. Más de 50 ciudades en California regulan oficialmente la distribución de marihuana medicinal como San José, San Francisco y Oakland.

En los años recientes, casi 200 ciudades han promulgado leyes locales para prohibirlos alegando razones de seguridad.

Lo único que podría cambiar el fallo emitido por la Corte Suprema es que los votantes o la legislatura aprobaran leyes que cambien el derecho de los gobiernos locales a prohibir los dispensarios.

“Nada previene esfuerzos futuros de la legislatura o de la gente de adoptar un acercamiento diferente”, enfatizó la Corte en su fallo.

“Para mi suena como un llamado a la legislatura para actuar, por lo que espero moverme en un acercamiento diferente para asegurar que los pacientes tengan acceso a la marihuana medicinal donde viven. Eso es lo que votantes querían cuando aprobaron el Acta de Uso Compasivo (1996)” , dijo el asambleísta demócrata de San Francisco, Tom Ammiano quien por muchos años ha luchado por la legalización de la marihuana en California.

Ammiano tiene el proyecto de ley AB473 que busca una manera de que las ciudades se abran más a los dispensarios ya que consideran que estos negocios con frecuencia contribuyen a las comunidades con impuestos.

“Las regulaciones estatales y el gobierno federal deben asegurarse que los dispensarios pueden operar con seguridad, legalmente sin amenazas en las comunidades donde están ubicados”, indicó Ammiano.

En 1996, los votantes aprobaron una ley estatal que permite el uso de marihuana con fines medicinales.

Sin embargo, el empleo de marihuana aún con fines medicinales está prohibido a nivel federal. Y la Corte Suprema encontró que la ley estatal no contiene regulaciones locales para los dispensarios, sólo que los pacientes no pueden ser procesados por el uso de marihuana medicinal.

“Nada en la ley de 1995, expresamente o explícitamente, limita la autoridad inherente de una jurisdicción local, por sus propias ordenanzas, para regular el uso de su terreno, incluyendo la autoridad para proveer que las instalaciones para distribuir la marihuana medicinal no sean permitidas de operar dentro de sus límites”, escribió la corte.

“El fallo de la Corte Suprema de California ignora las necesidades de miles de pacientes a lo largo del estado, y simplemente mantiene el estado de las cosas”, dijo Joe Elford, abogado principal del grupo de defensa de la marihuana medicinal Americans for Safe Access que sometió un documento de apoyo en la corte.

Para esta organización está claro que la Corte Suprema deja en manos de la legislatura estatal el establecimiento de un sistema regulatorio para la distribución de la marihuana medicinal.

El fallo se da en momentos en que los electores de Los Ángeles se preparan para votar el 21 de mayo sobre tres medidas acerca de cómo la ciudad debe regular la marihuana medicinal.