Impuestos a compras por Internet

Impuestos a compras por Internet
Sarah Davis, copropietaria de Fashionphile.com, muestra las carteras que vende en la Internet y cuya compañía, tiene su almacén en Carlsbad, California.
Foto: ap

WASHINGTON — Las tiendas minoristas tradicionales y los estados faltos de recursos fiscales enfrentan una difícil labor en la Cámara de Representantes en sus intentos para convencer al Congreso de que restrinjan las ventas libres de impuestos en Internet.

El Senado aprobó el lunes por 69-27 un proyecto de ley que faculta a los estados a cobrar impuestos sobre las ventas en Internet. Según la iniciativa, los estados podrían obligar a los minoristas de otros estados a que cobren los impuestos sobre las ventas cuando comercialicen algún producto por Internet, catálogos o mediante anuncios de radio y televisión.

Los impuestos a las ventas serían enviados después a los estados donde residen los compradores. La ley actual establece que los estados sólo pueden obligar a los minoristas a que cobren el impuesto a las ventas si tienen presencia física en el estado.

Lo anterior significa que los grandes minoristas con tiendas en todo el país como Wal-Mart, Best Buy y Target cobran el impuesto a la venta cuando comercializan productos por Internet. Sin embargo, minoristas virtuales como eBay y Amazon no tienen que cobrar el impuesto a la venta, salvo en los estados donde tengan oficinas o centros de distribución.

“Lo importante de esta iniciativa es la equidad”, dijo el senador Mike Enzi, republicano de Wyoming, el principal promotor de la medida en el Senado. “Se trata de emparejar el terreno de juego entre las empresas de ladrillo y cemento y las compañías virtuales en Internet, así como de cobrar un impuesto que ya se adeuda. No es una elevación de impuestos”, apuntó.

Los partidarios de la medida descartan que esta implique una elevación de impuestos. En muchos estados, los compradores están obligados a saldar el impuesto a las ventas que no hayan pagado cuando presenten sus declaraciones de impuestos. Sin embargo, los estados se quejan de que pocos contribuyentes cumplen con la disposición.