NY es la cloaca de políticos corruptos

Que mucho pillo. Y tal parece que un desproporcionado porcentaje de los que tenemos en New York tienen títulos oficiales en el gobierno.

Los hay de todos los colores.

El más reciente, es un excremento llamado John Sampson. Entre las acusaciones que se le imputan a Sampson están, las del uso de unos 440 mil dólares que estafó en un negocio de bienes y raíces para financiar su campaña en el 2005 para Fiscal de Brooklyn.

O sea, además de ser pillo con licencia, el mojón éste quería también dirigir su actividad criminal desde la fiscalía.

Lo triste es que John Sampson no va a ser el último de los que deben ser metidos en pozos sépticos.

La fiscal federal Loretta Lynch dijo en parte que para el senador Sampson no había nada que fuera más importante que sus intere$e$.

Mientras tanto el gobernador Andrew Cuomo volvió a hablar desde Albany -lo que para muchos no es nada más que una cloaca- de cómo este caso le ofrece la oportunidad a la legislatura para llevar a cabo reformas a las leyes que combatan este tipo de corrupción.

Esto del tipo que se ensució su boca diciendo que había limpiado a Albany. Cuomo piensa que no nos da la peste que emana de la cloaca.

La corrupción entre los políticos es como un cáncer incurable. Los que piensan que esto tiene solución, yo les aseguro que no.

Este sistema está diseñado para que ocurran este tipo de pillajes. Y cuídese de aquellos que dicen o escriben que esto es una persecución en contra de los latinos y negros. Bastante blancos embarraos ya hemos visto. El pillo es pillo y la caca es caca.

Bajofuego@eldiariony.com