Obama capea controversias y mantiene agenda

Demócratas temían que los escándalos afectaran la agenda del Presidente
Obama capea controversias y mantiene agenda
Obama mantiene su agenda, la economía registra mejoras y se han aplicado recortes al gasto público y alzas de impuestos.
Foto: AP

WASHINGTON D.C. — A pesar de los temores demócratas, los pronósticos de que el presidente Barack Obama verá obstaculizada su agenda parecen exagerados luego de una semana de controversias repentinas, la reacción gubernamental de emergencia ante ello y la falta de evidencia de malos manejos en la presidencia.

“Absolutamente no”, respondió el viernes Steven Miller, el destituido director del Servicio de Rentas Internas (IRS), cuando se le preguntó si él había tenido algún contacto con la Casa Blanca, relacionado con el escándalo por el escrutinio adicional que el IRS aplicó al Tea Party y a otros grupos conservadores que buscaban exención fiscal.

La audiencia tuvo lugar al final de una semana en la que los republicanos atacaron reiteradamente a Obama y a su vez fueron atacados por los demócratas, lo cual no impidió que la reforma al sistema que regula la inmigración en el país avanzara metódicamente hacia una aprobación bipartidista en la Comisión Judicial del Senado. La medida “tiene un fuerte apoyo en el Senado”, dijo la senadora demócrata Amy Klubuchar, miembro del panel.

En la cámara baja, un grupo bipartidista reportó un acuerdo en principio hacia una solución negociada en torno al asunto de la inmigración, que sigue siendo la mejor oportunidad de Obama para obtener un logro significativo en la agenda nacional de su segundo período.

“Sigo creyendo que la Cámara de Representantes tiene que lidiar con esto”, dijo el republicano John Boehner, presidente de la cámara baja.

El nominado de Obama para secretario de Energía, Ernest Moniz, fue confirmado en el Senado con 97 votos a favor y ninguno en contra. Y había indicios de que los republicanos pudieran permitir la confirmación de Sri Srinivasan a la corte federal de apelaciones del Distrito de Columbia, considerada como un posible escalón para ascender a la Corte Suprema del país.

Asimismo, un panel de la Cámara de Representantes aprobó una propuesta de ley para impedir un alza súbita en los intereses de los préstamos estudiantiles el 1 de julio. La medida es similar a una propuesta de la Casa Blanca para que los futuros cambios en las tasas estén basados en los mercados privados.

Aún así, el representante republicano Fred Upton, jefe de la Comisión de Energía y Comercio, dijo: “Ha sido una mala semana para el gobierno.”

Varios legisladores y colaboradores demócratas concordaron, y expresaron temores sobre el impacto que todo ello tendrá en la agenda de Obama, aunque los republicanos ya llevan meses intentando obstaculizarla.

Al mismo tiempo, el representante republicano Dave Camp expresó optimismo de que la controversia con el IRS impulse los esfuerzos para una reforma en el código fiscal.

“Pudiera resultar en un código más simple, en el que el IRS tenga menos libertad para actuar a discreción”, dijo.

Los problemas presupuestarios a largo plazo, el principal foco de las divisiones en Washington desde el 2011, han retrocedido de los reflectores a medida que los déficits pronosticados disminuyen luego de que la economía registra mejoras y se han aplicado recortes al gasto público y alzas de impuestos.

Incluso antes de que la Casa Blanca comenzase a lidiar con la controversia del IRS, con los efectos del letal ataque del año pasado contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi y con la recopilación secreta de registros telefónicos de The Associated Press efectuada por el Departamento de Justicia, los republicanos habían expresado su rechazo a varios puntos de la agenda presidencial, como los aumentos automáticos en el salario mínimo, la asignación de más dinero federal para la reparación de carreteras y puentes, y un programa de educación previo al jardín de niños a ser financiado por un aumento a los impuestos a los cigarrillos.