La Piedad no jugaría ni un partido en Primera

En su tercer ascenso, los 'Reboceros' no volverían a jugar en la Liga MX debido a una decisión de su directiva.

El campeón del Ascenso MX, La Piedad, sufriría el lastre del "cambio de sede".
El campeón del Ascenso MX, La Piedad, sufriría el lastre del "cambio de sede".
Foto: Notimex

México.- Si en el pasado tuvo La Piedad la grandeza de pertenecer a la Primera División del futbol mexicano, aunque de manera efímera, ahora, tras lograr el tercer ascenso, ni la oportunidad tendría de jugar un partido en el máximo circuito como tal ante la solicitud de cambio de sede y, seguramente, de nombre.

En aquel verano de 1952 logró el equipo su primer ascenso con el cuadro formado por Enrique Aguilar, Trinidad “El Carpo” Rodríguez, Isidro “La Borracha” Ibarra, Héctor “La Cheta” Ibarra, Ernesto “La Peluda” Ibarra, Ramón “La Pini” Ibarra, Vicente “None” López, Salvador “Quiche” López, Cosme Vargas, Ramón “Moliano” Vargas, Luis “La Jirafa” Reyes, José “Joselillo” Ramírez y Francisco “La Moca” Montoya, y dirigidos por Servando Vargas.

Entonces, la contratación de jugadores extranjeros sin calidad sólo permitió al equipo jugar en la temporada 1952-1953 en la Primera División, pues descendió al quedar último en la clasificación general con apenas seis victorias por dos empates y 14 derrotas, marcó 18 goles y recibió 42, y sumó 14 puntos.

Otra vez a bregar, y 48 años después logró el ascenso con Saúl Sánchez, Álex Madrigal, Roberto Domínguez, Ricardo Cadena, Joaquín Hernández, Óscar Rojas, Carlos Hernández, Andrés Pérez, Luis Francisco García, Martín Peña, Roberto Catres, Sergio Martínez, Daniel Rosello y Cristian Patiño, además de Carlos Bracamontes en la dirección técnica.

En su primer torneo, el Invierno 2001, fue un desastre, tanto que Alberto Guerra tuvo que dejar la dirección técnica en la jornada siete, y Jorge Audé quedó de interino, después Víctor Manuel Vucetich tomó el cargo a partir de la fecha 12.

Apenas triunfó en tres ocasiones, empató siete veces y sufrió el mismo número de derrotas, aunque anotó 26 goles pero recibió 39 para 16 puntos, con lo cual se pusieron las bases de lo que venía.

En el Verano 2002 fue el equipo sensación al terminar de superlíder con 12 victorias, un empate, cinco derrotas, 35 goles anotados, 17 recibidos y 37 puntos en la campaña.

El brasileño Claudio da Silva marcó 13 goles en la campaña, Rafael Medina ocho, el también brasileño Almir de Souza marcó cinco y Francisco “Kikín” Fonseca despuntaba.

Víctor Manuel Vucetich preparó el equipo para la liguilla y quedó eliminado en cuartos de final por el América, por marcador global de 6-2, y de pronto todo se derrumbó, el equipo fue vendido a la plaza de Querétaro.

Entonces, a empezar otra vez, hasta que el pasado 18 de mayo Reboceros logró su tercer ascenso a la Primera División en un partido no apto para cardíacos al ganar 1-0, y con el marcador global 1-1 triunfó en la tanda de penales por 5-3 en la casa de Neza.

La proeza estuvo a cargo de Mario Rodríguez, Emanuel Gil, Braulio Godínez, Emmanuel García, Carlos Cárdenas (Hugo Cid, 106), Luis Martínez, Jesús Armando Sánchez, Fernando Santana, Juan Carlos Gómez, Fernando González Sinecio (Jesús Padilla, 61/Rafael Murguía, 97) y Oscar Emilio Rojas, con dupla de Cristóbal Ortega y Juan Antonio Luna en la dirección técnica.

Dos días después y todavía los jugadores con el festejo, el presidente del club, Fidel Kuri, solicitó a la Liga MX “cambio de sede”, y así La Piedad, sin jugar un partido en el máximo circuito en su tercer ascenso, desaparecería como marca en la Primera División.