Aerolínea mexicana compra aviones de hélice

Dos aeronaves de fabricación francesa ATR fueron compradas por Aeromar para sumarse a la fota de vuelos domésticos en México
Aerolínea mexicana compra aviones de hélice
Dos aeronaves francesas fueron compradas por el consorcio mexicano
Foto: AP

La aerolínea mexicana Aeromar firmó hoy un acuerdo con la fabricante francesa ATR (Aviones de Transporte Regional) para adquirir dos aeroplanos turbohélice ATR-72 con los que operará en viajes locales y trayectos cortos por territorio mexicano.

stos aparatos de la citada constructora, son los líderes y más vendidos para desplazamientos de breve duración en todo el mundo.

Montado con los últimos avances tecnológicos, el ATR-72 destaca por su eficiencia, seguridad de vuelo, menos costos operativos y un nuevo motor estándar que ofrece cinco por ciento más de energía termodinámica en el despegue gracias a sus hélices, afirmó a Notimex David Vargas, vocero de la compañía francesa.

Resaltó que con estas hélices se mejora su rendimiento en pistas cortas.

En la presentación de las aeronaves, Vargas comentó que gracias a la poca cantidad de gasolina que consumen estos aparatos “serán las aeronaves de las próximas décadas”, en los desplazamientos regionales.

“A principios de los años 2000 el precio del petróleo creció muchísimo, esto hizo que nos pusiéramos a construir con gran intensidad este tipo de aviones porque gracias a la turbohélice gastan la mitad”, sostuvo.

Añadió que “por culpa” del costo tan elevado del carburante, las compañías aéreas volvieron “a apostar” por estos aparatos para trayectos cortos de este tipo porque “son igual de seguros que los clásicos jet y tienen grandes mejoras”.

“Los aviones ?jet? tradicionales consiguen algo más de potencia y velocidad pero en los turbo hélice se introduce mucho menos combustible y garantiza un vuelo confortable y seguro para el pasajero”, comentó.

Vargas agregó que para el pasajero tardar cinco o diez minutos más en su vuelo es “insignificante”, pero en cambio para la compañía representa gastar la mitad en carburante y ofrecer una aeronave “eficaz, sin ruido y moderna”.

“Hay gente que al ver hélices en un avión puede pensar que es un retorno al pasado, pero con estos aviones dimos un gran salto, se trabajó mucho en el diseño y la prueba es que compañías aéreas de todo el mundo nos pidieron estos modelos para sus desplazamientos”, dijo.

Vargas apuntó que de estos aviones recibían 15 pedidos anualmente, pero para el presente año esperan 80 y para el 2014 cerca de 100.

“Los ?jets? de 50 plazas ya no existen y los de 70 ya no se rentabilizan, los que nosotros construimos en ATR de turbohélices son el futuro, y como nos reconoció la Organización Internacional de la Aviación Civil, esta empresa liderará ese nuevo modelo en los próximos lustros”, aseguró.

Los nuevos aviones tienen asientos más cómodos, ligeros, unas cajas más grandes para el equipaje y un consumo muy bajo de combustible.